Raúl Fernández, de correr porque sí: “Si quieres seguidores publica cosas populares, si quieres clientes, publica cosas profesionales”

Por Octavio Fraile Garrido En Proyectos Socialnautas Marzo 24, 2017

Raúl Fernández, blogger de Correr porque sí

Raúl Fernández es un deportista profesional dedicado al mundo de las carreras de montaña en media y larga distancia con más de 2.000 kilómetros de competiciones en sus piernas. Aunque lleva en el mundo del deporte desde los 4 años de edad, no es hasta hace tres cuando empieza a escribir en su blog: Correr porque sí, donde, con sus más de 10.000 visitas mensuales, se ha convertido en uno de los influencers más importante del mundo de la carrera en España, con un público muy selectivo y una colaboración con marcas exhaustiva e intensa.

En esta entrevista para Socialnautas, realizada con motivo del Programa Experto para la Gestión de Influencers y Embajadores de Marca de la USJ, nos desvela algunos de los secretos de su relación con las marcas y empresas del deporte.

¿Qué consejos darías a alguien que se quiera convertir en un influencer del mundo del deporte?

El mundo deportivo no es diferente de otros. Un día puede ser un tema muy importante y al otro dejar de ser atractivo. En este momento está tan de actualidad como la política. Si no haces deporte o, mejor dicho, si no eres corredor, no vas a la moda. Por ello, ser influencer en este mundo consistiría en hacer lo mismo que en otros ámbitos del estilo: hablar mucho, incluso cuando no sepas que decir (modo ironía on).

Ahora en serio. Un influencer  tiene que ser aquella persona que sea capaz de transmitir, enseñar y, como su nombre indica, influir en otros. Y para conseguirlo es necesario disponer de los conocimientos adecuados para esa tarea. Todo el mundo sabe hacer un copia/pega de algún artículo sacado de Internet, pero la realidad es que cierta parte del público que te escucha o lee sabe mucho del tema que está leyendo y pillará rápidamente a un mentiroso sin argumentos.

¿El influencer nace o se hace?

Debería nacer pero desgraciadamente se hacen. Muchas personas se ven reflejadas en otras personas que sencillamente se atreven a dar el paso que ellos no son capaces de dar. Por este motivo escuchan a otros que tan solo tienen menos vergüenza o que se atreven a expresar sus pensamientos en voz alta mientra otros solo se callan.

¿Por qué decidiste abrir tu blog?

Empecé escribiendo porque quería llegar a un grupo de personas cercanas a mí, nunca pensé que mis artículos los fuera a leer gente que estuviera fuera de ese circulo de amigos o clientes de mi negocio.

Pero un día todo eso cambió. Gente que no conocía empezó a leer mis artículos, me preguntaban sus dudas, sus inquietudes e incluso se dejaban asesorar de una manera ciega por mí. Por ello creo firmemente que la honestidad y los conocimientos son clave para ganarse la confianza de los lectores. Si algo no lo sé, no lo escondo, sencillamente digo que no lo sé.

¿Cómo es el tipo de relación que estableces con marcas y empresas? ¿Cómo contactan contigo?

La primera vez fue por amistad. Quise agradecerlo de la mejor manera que podía: escribiendo sobre ellos. El resto llegaron poco a poco interesados por la publicidad que veían de las marcas que se anuncian en mi blog.

Su imagen nunca se ve comprometida, no trato de hacerles valer más de lo que puedan valer, me limito a destacar aquello que no se ve o aquello que no se conoce.

Las marcas que colaboran conmigo no necesitan publicidad, para eso ya tienen sus departamentos, pero sí que necesitan que alguien hable al público en un idioma que todo el mundo entienda. Esa es mi labor.

Normalmente, ¿qué tipo de colaboración te ofrecen estas marcas y empresas?

Por lo general es un cambio o trueque: me dan materiales, ropa o complementos para que los pruebe, los analice, hable de ellos en blog y con ello conseguir una venta y una difusión de sus artículos entre el público.

Con otras empresas, sin embargo, la cosa es diferente, y todo queda en un trabajo remunerado.

¿Cuánto tiempo pasó hasta que alguna empresa empezó a interesarse por tu blog?

Unos siete meses. Aunque en realidad creo que no se interesan por un blog, sino por una persona destacada de un sector, como un deportista. En mi caso quizás por ello les llame más la atención por eso, porque son capaces de ver artículos destinados a hablar de ellos y vender sus productos.

Por lo general un deportista es deportista y un bloguero es un bloguero, rara vez van de la mano siendo suficientemente bueno en las dos facetas.

¿Cómo es tu día a día? ¿Cuál es tu rutina de trabajo?

Esta pregunta es la clave.

Si no te lo tomas como un trabajo, no funciona. De nada vale escribir un artículo de vez en cuando. Suelo escribir tres artículos a la semana. Por lo general no escribo de temas actuales ya que de eso ya se habla mucho. Escribo sobre mis sensaciones como corredor y en carrera. Escribo sobre lo que considero importante que otros sepan o sobre aquello que en un momento me pueda venir a la cabeza.

Además, trabajo siguiendo un patrón que no suelo saltarme, de esa manera puedo asegurar contenidos a mi blog, contenidos reales y realistas.

¿Cómo se podría mejorar la relación empresa/influencer?

La empresa tendría que contactar y colaborar con un influencer que tenga sentido común y que transmita su mensaje de una manera objetiva, pese que a todos nos hierva la sangre de vez en cuando de vez en cuando ante ciertas opiniones y nos entren ganas de decir barbaridades. Precisamente eso es lo que nunca se debe hacer. No hablamos solo de nosotros, hablamos de marcas que depositan su imagen en personas como nosotros.

¿Una marca tiene que ser selectiva?

Existen influencers que usan la polémica como moneda de cambio. Pero en realidad eso es lo que le gusta solo a una parte del público, quizás a los que ven ciertos programas de Tele 5, pero no a la mayoría.

Otro tema importante en el que una empresa tiene que fijarse es en que la persona a la que le dan su confianza debe que tener un número de seguidores que compartan los valores de la marca. No por tener muchos seguidores el influencer va a ser un buen comunicador, ya que hoy en día, en Redes Sociales, existen muchas maneras de conseguir inflar el número de followers. Aunque esto no implica que no vayan a leer o escuchar a este influencer, ya que todo el mundo sabe que hacemos “retuits” o ponemos “me gusta” de una manera aleatoria, sencillamente por que ha aparecido en la pantalla.

Así que mi lema sería: “Si quieres seguidores publica cosas populares, si quieres clientes, publica cosas profesionales”.

¿Crees que a figura del  influencer debería estar profesionalizada?

No sé si profesionalizada sería la palabra adecuada pero si argumentada, ya que el influencer debería tener un nivel alto de conocimientos sobre los temas que tiene que abordar o tratar.

¿Qué valor puede aportar para una marca/empresa una buena relación con influencers?

Mucho si dan con la persona adecuada, porque sino la credibilidad de la marca puede verse dañada.

Hablando de mi sector, el mundo del deporte y las carreras, creo que se está dejando la imagen de marcas deportivas en manos de personas con muchos seguidores y pocos conocimientos. Las empresas regalan prendas deportivas a aquellos que consideran que son buen escaparate solo por su número alto de seguidores, sin darse cuenta de que en muchas ocasiones no pueden si quiera respaldase ni con resultados deportivos ni con conocimientos reales sobre los  productos que les regalan.

En este sector  los deportistas populares no quieren imitar o llevar aquello que usan los que no están arriba. Por ello, si regalas productos al influencer o le haces formar parte de tu equipo de trabajo como partner, por lo menos que sea una persona que lo valga o lo merezca ya sea con resultados deportivos o con conocimientos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *