Cambridge Analytica: ¿le salpicarán a Google los errores de Facebook?

Por Carmen González En Noticias abril 13, 2018

Cambridge Analytica

Recientemente se han publicado una serie de noticias que están desestabilizando a Facebook. Los datos personales de 50 millones de usuarios de la red social Facebook, fueron filtrados y usados por la empresa británica Cambridge Analytica para, supuestamente, influir en las campañas políticas de Donald Trump en EE. UU. y del Brexit en Reino Unido. Días después de saltar la noticia, se emitieron unas grabaciones, con cámara oculta, del entonces Director Ejecutivo de Cambridge Analytica, Alexander Nix, en las que alardeaba de haber contribuido a la victoria de Donald Trump en 2016.

Todo comenzó con Alexandr Kogan, catedrático en la Universidad de Cambridge, cuando desarrollo una aplicación llamada “This is your digital life” para acceder a la información personal de los usuarios en redes sociales. Supuestamente esta información iba a ser empleada con fines académicos, aunque en realidad terminó siendo usada en procesos electorales para influir en la toma de decisión final sobre el voto electoral.

Con dicha aplicación, se llegó a contactar con 50 millones de usuarios de Facebook. Solo 270.000 habían dado su consentimiento a ceder sus datos personales con fines académicos a cambio de una compensación económica. Mientras que el resto de los usuarios no lo dieron. Además, un hecho que apenas ha tenido repercusión en España, pero sí en EE.UU, es que, la plataforma de Amazon solicitó a miles de estadounidenses que realizaran un cuestionario. Las personas que aceptaban a realizar dicho cuestionario ganaban 1 ó 2 $ solo por responder a algunas preguntas sobre su personalidad y por entregar sus datos de Facebook y el de sus amigos.

Como consecuencia de este hecho, Alexandr Kogan se hizo con los datos personales de 50 millones de usuarios de Facebook. Estas cifras representan, casi, a una cuarta parte de los votantes potenciales de las elecciones estadunidenses del 2016. La cosa no acaba aquí, una vez que tuvo recopilada la información Alexandr Kogan la compartió con Cambridge Analytica.

Cambridge Analytica es especialista en conseguir datos para captar votantes mediante mensajes personalizados. La campaña electoral de Trump contrató a dicha empresa para mejorar el alcance de sus mensajes. Cambridge Analytica diseñó anuncios digitales, planificó los lugares a donde debía viajar el candidato republicano para conseguir el mayor y mejor apoyo… Además, hay que destacar que el ex gerente de la campaña de Donald Trump, Steve Bannon, había sido socio de esta empresa.

En toda esta trama, aparece Wylie. Se podría decir que es el cerebro que hay detrás del escándalo de Facebook. En 2014 conoce a Steve Bannon, el ex gerente de la campaña de Donald Trump. Por aquel entonces, Wylie trabajaba en usar los rasgos psicológicos de personalidad para afectar al comportamiento de los votantes. Trabajaba con un equipo de psicólogos y científicos de datos. Fueron capaces de mapear los rasgos de personalidad en función de los “me gusta” en Facebook.

Alexandr Kogan conoció la técnica que estaban usando y empezó a redireccionar la recopilación de los datos que había obtenido de los 50 millones de usuarios de Facebook. Esta vez se centró en conocer su ideología política, creencias religiosas… Una vez que poseyó la información se la envió a Cambridge Analytica.

No hay que perder de vista que, actualmente, Facebook posee 2.167 millones de usuarios. Si fuera un país, sería el que más habitantes tendría.

Las malas prácticas de Facebook ante la privacidad de los datos de sus usuarios han generado una fuerte desconfianza por parte de estos. Además, no hay que olvidarse de los espacios publicitarios que existen en Facebook. Las compañías como Facebook ofrecen sus plataformas de manera gratuita a los usuarios a cambio de vender sus datos a los anunciantes para que estos realicen una publicidad a medida. El problema es que, al producirse una desconfianza, de forma directa, por parte de los usuarios hacia Facebook provoca, de forma indirecta, la desconfianza de las empresas que se publicitaban en dicha red social.

Actualmente, muchos usuarios están dándose de baja en Facebook. A su vez, algunas empresas, personajes públicos y miles de usuarios están pidiendo, ante tal engaño, el boicot a Facebook mediante Twitter. Para ello, se está empleando el hashtag #DeleteFacebook, (#BorrarFacebook). Dicho hashtag ha llegado a ser trending topic con más de 200 mil impresiones. Mientras se redactaba este artículo he comprobado el impacto sobre el tema tratado y he visto que han surgido nuevos hashtags como #LoquepasaenFacebook y #FacebookGoogle entre otros, generando mucho impacto y engagement.

Es necesario recordar que, en 2017, Facebook y Google, llegaron a un acuerdo. El mayor buscador de internet, Google, empezaba a indexar los contenidos de la también mayor red social, Facebook. Eso sí, no se trataba de una indexación completa. Tan solo afectaba a la información de los perfiles públicos. Este cambio fue especialmente bueno para Google, ya que mejora sustancialmente sus resultados de búsqueda.

Todo esto nos lleva a las siguientes dudas. Por un lado ¿Cómo conseguirá Facebook la confianza perdida? Y por otro lado ¿Qué hará Google para no cometer los mismos errores que Facebook?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *