Croquetas, cervezas y redes sociales corporativas

Por Guillermo Arlés Monterde En Redes sociales corporativas mayo 15, 2018

Redes sociales corporativas

Alberto se dirigía, cabizbajo, hacía el “Croq & Roll”.  Su mente era un mar de preocupaciones que las olas arrastraban de un lado a otro de sus hemisferios. Pero había un problema que le atormentaba por encima de los demás…

En un atasco, Lucía mascullaba enfurecida. Su cabreo era más por no haber ido al trabajo en bicicleta que por el terrible embotellamiento en el que estaba encerrada. Los martes siempre tocaba croqueta, cerveza y arreglar el mundo con su amigo de la infancia.

Cuando Lucía llegó al bar, Alberto iba por su segunda cerveza. Sin duda, esas birras estaban siendo lo mejor del día. Lucía nada más verlo supo que algo no iba bien.

Tanto Alberto como Lucía ejercían puestos directivos. Él era Director de I+D de una empresa de mobiliario de cocina y ella dirigía el departamento de proyectos de una gran consultora.

-Alberto, tío, ¿qué te pasa?

– Nada… Lo de siempre. Mi empresa no quiere avanzar en algunos aspectos y la competencia nos está ganando terreno.

-¿En qué aspectos concretamente?

-Tienen una Intranet que es un dinosaurio y no lo quieren ver. Los equipos no están bien comunicados, no llega la información a las personas que tiene que llegar, pierden emails, archivos, los proyectos de I + D están costando más tiempo del que deberían…En fín. Tengo que buscar alguna solución pero ando bastante perdido en las herramientas que pudieran encajar…

-Tío, habérmelo dicho antes, nuestra empresa ha introducido hace escasos meses un software de comunicación y gestión interna que nos ha facilitado la vida a todos y ha mejorado bastantes indicadores clave de nuestro negocio, como la productividad, el desarrollo de nuevos servicios, la centralización de la información en los proyectos…

– Sí, algo así necesitamos la verdad… Tendría que presentarle la herramienta al Director de Recursos Humanos de la empresa que es el que lleva la parte de comunicación interna.

Alberto extendió el brazo y cogió una servilleta. La desplegó y le pidió un bolígrafo a Lucía. Sabía que siempre llevaba alguno suelto en el bolso.

-¿No te importará echarme un cable verdad? ¡Hoy invito yo!- dijo Alberto mientras pedía dos croquetas de boletus y dos cervezas bien frías.

– ¡Lo que haga falta por una ronda de croquetas y cervezas!- respondió Lucía con entusiasmo.

-A ver, primero necesito que me cuentes qué valor os ha aportado la introducción de la nueva herramienta- dijo Alberto expectante mientras apuntaba con el bolígrafo hacia la servilleta.

– Nosotros teníamos una Intranet de esas que no aportan nada. Era simplemente un tablón de anuncios y poco más. El caso es que oímos hablar de redes sociales corporativas, y desde nuestro desconocimiento, le trasladamos la información a Recursos Humanos. Se pusieron en marcha enseguida. Vieron lo que este tipo de herramientas podía aportar a la empresa. Una red social corporativa no es un Facebook. Crea un entorno empresarial, funcional y orientado a la mejora de múltiples aspectos ya sean de comunicación, productividad, gestión del talento… Por nuestra experiencia, implantar una red social corporativa te hace salir de la zona de confort, descubriendo nuevas formas de trabajo y de colaboración dentro de la empresa. Hemos visto también que el apoyo y participación de los directivos es fundamental para que los demás equipos se integren en este cambio.

-Suena todo muy interesante, ¿otra cerveza?- pregunto Alberto con sonrisa socarrona.

-¡Bebes muy deprisa! No, tranquilo estoy bien. El caso es que tras la implantación, hemos visto grandes cambios. Un aumento en las habilidades y competencias, ya que te permite trabajar en los proyectos con metodología Kanban, hemos descubierto talentos ocultos entre los compañeros gracias a las redes y grupos, o espacios que generamos para cada proyecto donde cooperamos y centralizamos el conocimiento sin perder nada por el camino, ¡estamos ahorrando papel! Y además nuestra conectividad también ha mejorado, ya que puedes acceder desde tu móvil, portátil o tablet. Es bonito ver como todos los departamentos están bien comunicados y compartiendo conocimiento, talento y experiencias en proyectos comunes de diferentes áreas. Sin duda ha sido una gran decisión la implantación de una red social corporativa.

-Guau ¡No sabía que este tipo de herramientas existían!¡Me acabas de alegrar el día Lucía!- exclamó Alberto al mismo tiempo que sus ojos llenos de pesadumbre se tornaron brillantes y llenos de vitalidad.

-Oye, y ¿cuánto tiempo costó que estuviera implantada la herramienta?

-Esa es una fase en la que contamos con los servicios de una consultora especializada en transformación digital y proyectos de redes sociales corporativas. Se llaman Socialnautas y la verdad es que te ayudan muchísimo en la fase de implantación, formación a trabajadores, adaptación al cambio, creación de procesos y enfoques estratégicos… Tenían bastante experiencia en este tipo de proyectos, habían trabajado con Leroy Merlin, Repsol, Cosentino

– No me cabe nada más en la servilleta Lucía- dijo Alberto esbozando una bonachona sonrisa.

-Una última cosa please.  Si no es indiscreción… ¿Podría saber qué herramienta elegisteis vosotros?

-Si claro no es problema. Hay muchas en el mercado, pero en mi empresa se inclinaron por Laycos, una red social corporativa muy funcional y visual.

-Qué grande eres Lucía. Cuánto he aprendido hoy en el tiempo en el que me he comido dos croquetas y me he bebido tres cervezas- comentó Alberto entre una de sus ya típicas sonrisillas.

-Me alegra haberte ayudado Albert.

Alberto dobló cuidadosamente la servilleta y la introdujo en el bolsillo interior de su americana. Salió del bar con Lucía y ambos se despidieron..

¡Hasta el martes que viene!

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *