Employer branding y metodología Canvas

Por Manuel Gutiérrez de Diego En Embajadores de Marca febrero 28, 2018

employer branding

“Los países, las empresas y los empleados poseen necesidades sutilmente diferentes. Por tanto, el employer branding de una compañía debe ser capaz de transmitir aquellos rasgos que hacen única a cada empresa”. Estas palabras de Jacques van den Broek, CEO de Randstad, inciden en uno de los puntos clave del concepto employer branding (que podríamos traducir como la marca de una empresa como empleadora): ¿qué nos hace únicos como organización en la cada día más compleja tarea de captar el mejor talento?

Las herramientas de análisis de una empresa vienen poniendo el foco desde hace años en captar con claridad cuál es la propuesta de valor de una compañía para sus clientes (por ejemplo, la metodología Canvas coloca esa propuesta de valor en el centro). Si hiciéramos un ejercicio similar colocando en el centro del análisis a las personas de una organización, podríamos establecer cuál es la propuesta de valor que una empresa ofrece a las personas a las que desea incorporar como parte del equipo.

¿Qué vectores están detrás de la definición de la propuesta de valor para el empleado si utilizamos la metodología Canvas?

  1. Retribución: en este apartado, tenemos la oportunidad de definir parte de nuestro valor diferencial, incorporando al salario monetario otros elementos intangibles que también forman parte de la retribución: horario flexible, trabajo a distancia, más días de vacaciones, permisos en ocasiones excepcionales, formación…
  2. Novedad: ser una organización que apuesta por un enfoque de trabajo innovador (metodologías ágiles, herramientas de última generación, tecnología puntera…) nos proporcionará una imagen más atractiva como proyecto profesional.
  3. Calidad: en este ámbito, me parece crítico que la dirección de la empresa sea la que lidere la imagen de la compañía. Un equipo directivo orientado a transferir el conocimiento a todo el equipo favorece la imagen de una empresa donde el talento fluye y donde las personas crecen como empleados (como parte de equipos que aprenden constantemente y que son mejores en la interacción constante). Ese contexto de aprendizaje continuo y colaboración se puede y se debe favorecer desde la dirección.
  4. Conveniencia: facilitar el día a día del empleado, optimizando su tiempo y su esfuerzo, exigen una adecuada planificación de los proyectos. Distribuir el trabajo de forma equilibrada garantiza que los proyectos salen adelante, pero también que las personas de la organización sienten que su trabajo está bien distribuido, balanceado de forma adecuada (también hay que interactuar en el terreno informal, dedicar momentos a la creatividad, al aprendizaje, a la conversación…)
  5. Marca/status: la pertenencia al equipo debe ser parte esencial de la marca como empleadora de una empresa. El orgullo de pertenencia no se impone, se alcanza. Para ello, rodear a la marca de los valores adecuados es clave. Cuando una empresa tiene vocación de servicio hacia sus clientes y esa vocación surge de una visión comprometida de todos los miembros del equipo, la pasión surge de forma natural, y el orgullo de todas y cada una de las personas que componen una empresa de ser parte de un equipo comprometido es una de las palancas más potentes para dicha compañía.
  6. Desempeño: la garantía de un adecuado nivel de desempeño es más un reto que una imposición. La apuesta por la excelencia en un contexto de aprendizaje constante y de apoyo y colaboración entre los miembros de un equipo, lejos de representar una carga, se transforma en el elemento que guía cada proyecto. Cuando crees en lo que haces y sabes que hay gente que depende de tus resultados, tu desempeño se dispara.
  7. Reducción de riesgos: ¿y si este no es el proyecto que estaba buscando? Esa duda se disipa con una buena dosis de información inicial. Información transparente, clara, donde se definen bien los objetivos, y donde se ponen sobre la mesa la manera de trabajar de una organización, la visión y la misión, los valores y los objetivos. Y por supuesto, la flexibilidad para favorecer que las personas de un equipo puedan moverse dentro de la empresa, encontrando su mejor encaje. Incluso favoreciendo la salida y facilitándola cuando esa es la mejor opción para todos.
  8. Diseño: una empresa está viva, como cualquier producto/servicio. Por eso, debe evolucionar. Si bien las bases deben ser sólidas (misión, visión, valores), la forma de trabajo, la organización, las metodologías… son características que necesitan transformarse. Y en esa transformación, el papel protagonista de las personas que forman la empresa es clave. Son esas personas las que mejor pueden cambiar los modos de trabajar, porque nadie los conoce mejor, porque nadie los controla tanto.
  9. Customización: permitir la personalización del trabajo a las características intrínsecas de cada miembro del equipo. Esta es una de las partes que más me gusta, porque creo que como decía Jacques van den Broek, cada persona posee necesidades sutilmente diferentes. Por eso, me apasionan las empresas que ofrecen libertad de crecimiento y desarrollo a las personas. Me gusta ver empresas donde la personalización es un plus, y no algo que se persigue. Prefiero empresas con escritorios con fotos de niños y de perros y gatos, con plantas y con dibujos. No me gustan los espacios fríos. Prefiero la calidez que aportan las personas que los ocupan y les dan sentido.

 

La propuesta de valor de una empresa para la captación de talento se ha convertido en un elemento esencial en tiempos de escasez de talento. Hoy, en un momento en el que algunas voces parecen asustarnos ante el advenimiento de un mundo de robots donde los humanos lucharemos por mantener nuestros puestos de trabajo, es cuando más importante resulta no olvidar que las personas seguiremos siendo clave en el progreso de nuestras organizaciones (haciendo otras cosas, sin duda, pero en el centro de los procesos). Cuidar de esas personas es el único camino de seguir avanzando como sociedad.

2 thoughts on “Employer branding y metodología Canvas

  • auditoria cumplimiento

    Muy buen post,
    gracias

    Nicolás

    Responder
    • Guillermo Arlés Monterde

      ¡Muchas gracias!

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *