HR Innovation Summit: la revolución en la forma de trabajar ha llegado con las redes sociales corporativas

Por Manuel Gutiérrez de Diego En Redes sociales corporativas septiembre 26, 2017

redes sociales corporativas

El pasado 21 de septiembre tuve el placer de participar representando a nuestro partner Laycos en el HR Innovation Summit 2017, como invitado de la mesa bajo el título “Tendencias digitales y disruptivas”.

Dejo aquí un resumen de mis ideas alrededor de las tres preguntas que abordé en el marco de un Congreso que demostró que, más que nunca, las personas de las organizaciones son una pieza clave en el éxito de cualquier proyecto.

 

¿Qué son las redes sociales corporativas y qué beneficios aporta a una organización?

En pocas palabras: las redes sociales corporativas representan una nueva forma de trabajar (o una nueva forma de entender el trabajo). Una red social corporativa es un espacio en el que las personas de una organización pueden establecer conversaciones en diferentes grupos y redes, compartir ideas e información, conectar con otras personas interesantes con las que compartan intereses o proyectos comunes… En resumen, un espacio de colaboración, donde el talento y el conocimiento favorecen la co-creación, la participación y el trabajo en equipo. Son espacios muy intuitivos en los que comunicarse es muy fácil, como muchas de las redes sociales que conocemos en el plano personal.

 

¿Podrías darnos 2 ó 3 ejemplos de cosas que se pueden hacer en una red social y no son posibles en otros canales habituales en las empresas, como el e-mail…?

El primero: gestionar de forma eficiente el flujo de conversaciones asociado a un proyecto. Cuando utilizamos el e-mail como herramienta de comunicación de un proyecto, el flujo se vuelve caótico: cadenas de e-mails difíciles de seguir y revisar, alta probabilidad de que no copiemos a las personas adecuadas (o que copiemos a quien no es necesario), diferentes versiones de un documento que impiden conocer cuál es la versión correcta… El uso de grupos y redes dentro de las redes sociales corporativas ordena la conversación, facilita su seguimiento y aporta agilidad al proyecto.

El segundo ejemplo: dotar a un equipo de un espacio de colaboración altamente eficiente y seguro. Una red social corporativa no sólo son conversaciones en hilos: también es mensajería instantánea one-to-one o en grupos; es un espacio en el que puedes crear tareas, asignarlas y darles seguimiento; y también es repositorio de documentación, lo que facilita la gestión del conocimiento de un equipo, que no sólo comparte información, también talento e inteligencias diversas. En una red social corporativa el talento emana con más facilidad, todo invita a compartir, a conectar. Y todo ello en un entorno seguro, en la nube, siempre accesible y bajo el control de la organización (evitando el uso de herramientas abiertas de uso personal, con las que la seguridad de la información compartida y la privacidad no están garantizadas).

 

¿Cuáles serían tus consejos para empresas que quieran implantar redes sociales corporativas en su empresa?

Que conviertan el proyecto en algo sistémico, es decir que sea parte del sistema de la organización, parte del día a día. Si en un contexto de proyectos que son siempre prioritarios, el desarrollo de una red social corporativa es la prioridad que se coloca al final de la lista, nunca la tomaremos en serio. Debemos demostrar su utilidad desde el primer instante.

Hoy en día la tecnología es muy relevante, pero debe venir acompañada de un cambio cultural integral en la organización.

Nuestra experiencia nos dice que un proyecto de red social corporativa debe fijarse en algunos puntos clave:

  • Acercarse a los proyectos transversales clave de la organización, pegados al negocio.
  • Definir con claridad qué objetivos perseguimos y ponerles nombre (indicadores).
  • Contar con el apoyo y el liderazgo de la dirección. Liderar con el ejemplo.
  • No olvidar nunca que las personas (sus acciones, sus conversaciones, su forma de participar) son el corazón de la red social. La buena noticia es que en todas las organizaciones hay personas dispuestas a dar lo mejor de sí mismas en este tipo de proyectos. Su apoyo será clave.

Si quieres saber más sobre cómo tu empresa podría implantar una red social corporativa para mejorar la comunicación, no dudes en contactar con nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *