Entornos colaborativos empresariales: Wikinomics

Por Juan Ignacio Martínez Estremera En Transformación Digital diciembre 15, 2017

wikieconomía

Cuando me preguntan por las Redes de Comunicación Interna, por Comunidades Virtuales de empleados o clientes, o por herramientas de este tipo, siempre les hago la siguiente reflexión:

La cooperación nos permite ampliar el horizonte de nuestro propio esfuerzo. Antiguamente, en los pueblos, las casas se construían con la ayuda de todos. Había obras que no se podrían haber afrontado sin la coordinación del trabajo de mucha gente. Venían de diferentes casas, de diferentes pueblos y se apoyaban. Luego lo celebraban con una fiesta o un buen almuerzo y volvían a sus respectivos lugares. Esa era la clave, la cooperación entre iguales. El hecho de beneficiarse de un trabajo común que superaba la utilidad individual. La wikieconomía nos ofrece este mismo concepto desarrollado, profundizado y adaptado a las nuevas tecnologías. Las antiguas hacenderas o trabajos comunales entre gente de un pueblo o región han sido un gran clásico del desarrollo en el medio rural, cuando la participación era menos “centralizada” y más local y no por ser más antiguas eran menos efectivos.

Wikieconomía

La (FOTO: Ferreras de Abajo (Zamora). Trabajos comunales para la construcción de la nueva iglesia. Original)

 

Algunos conceptos clave de la Wikinomía son:

– La colaboración entre empleados, clientes y empresas.

– La transparencia sincera.

– La  integridad para no tener miedo a esa transparencia.

– La  interdependencia para poder aunar esfuerzos y lograr esa colaboración masiva.

Este esfuerzo a realizar requiere de una decidida puesta en común de recursos, dedicación y conocimientos.

Huyendo, a veces de la lógica tradicional que nos lleva a atesorar el conocimiento, hemos de avanzar con decisión, siguiendo la senda del valor añadido. La wikieconomía es un modelo que genera nuevas fuentes de valor añadido, y al ser disruptivo puede causar estupor. Hay empresas y empresarios que rechazan esta forma de hacer las cosas, sin duda. Como también hay empleados y directivos que se resisten al cambio. En un mundo que evoluciona como nunca antes, a una velocidad exponencial y que general conocimiento y oportunidades de forma geométrica, necesitamos de un nuevo paradigma de actuación. Una nueva manera de hacer y de ver las cosas nos permitirá encontrar, potencialmente, nuevas soluciones; no solo a viejos problemas si no también a nuevos problemas. No podemos continuar jerarquizando el conocimiento y realizando filtros a todo lo que sucede, tanto por cantidad como por velocidad la información fluye como nunca antes. Hay que apostar, decididamente, por la adaptación.

Desde luego esto no es reciente, estas ideas ya son practicadas por agencias no gubernamentales, grupos educaciones, etc. desde hace tiempo y se ve que el modelo funciona perfectamente. Especialmente interesantes son los modelos de compartición de datos y conocimiento por parte de científicos y de grandes escuelas de negocios de reconocido prestigio a nivel mundial.

La trasparencia de mercado que nos brinda la Red se exponencia por el hecho de la cooperación y compartición en los medios sociales. Cada vez existe un mayor coste a la falta de transparencia y/o credibilidad. Esto crea nuevas reglas y mueve el valor de un punto a otro en las cadenas de valor de las empresas –aunque también en partidos políticos, fundaciones, etc.

Sin embargo esto no es la panacea ni la receta milagrosa que con tanto empeño buscan algunos para sus vidas. A veces la creación comunal de contenido y valor hace que los resultados obtenidos sean mediocres y obtengan pobres resultados. No en todos los sectores se puede aplicar de igual manera ni con las mismas tasas de confianza. El ignorar este hecho es desafiar a la suerte.

Para una gestión eficaz de la wikieconomía se requiere de actores entrenados. Profesionales motivados y con ganas de asumir el coste del cambio, con la vista puesta en los rendimientos futuros. No solo hay que tener ganas, hay que tener una formación adecuada y contar con el apoyo de una dirección que tenga claro el concepto. La dirección además de fijar el objetivo y los puntos de partida ha de dotar de recursos y empoderar a los recursos humanos que han de hacer del cambio una realidad. En general buscamos organigramas horizontales donde la gente se gestione y organice como iguales, evitando las estructuras jerárquicas que pueden lastrar el rendimiento y censurar acciones.

Desde Socialnautas sabemos que es difícil invertir recursos en iniciativas de proyección futura, pero como ya nos marca la evolución de la Red, hemos de estar en el tope de la ola digital si queremos adelantar a la competencia.

Por ello en la constitución de redes internas o comunidades de empleados y clientes proponemos una metodología precisa. Una serie de pasos que poco a poco hagan realidad el objetivo y que nos ayuden a poner en común esa suma de esfuerzo y conocimiento del que disponen nuestros empleados. El objetivo es lograr una colaboración lo más masiva posible, ya que ello nos permite aprovechar todas las capacidades de todas las personas a nuestro alcance y por tanto poder afrontar y resolver problemas que de otra manera no podríamos resolver.

– Selección de los recursos necesarios.

– Elección e implantación de las herramientas necesarias.

– Agrupación de los profesionales según áreas de interés y valor.

– Matrices impacto –esfuerzo. De cara a sacar el máximo beneficio.

– Formación y entrenamiento. Sin conocimiento no hay innovación.

– Dinamización. No se trata de poner a la gente a trabajar y abandonarla. Hemos de motivarles y acompañarles.

– Medición. Sin ROI no hay gloria.

Pese a todo lo comentado hemos de evaluar los pros y los contras, sopesar las nuevas herramientas, la interrelación entre ellas y los procesos que ante nosotros se nos abren. Como mínimo observaremos que el futuro será de aquellas compañías que ya trabajan de esta manera y que estarán preparadas para el cambio. Volveremos a extraer el valor de la cooperación entre iguales, de cara a extraer resultados que hagan que la suma del sistema sea mayor que la suma de las unidades. Tal como pasaba antes, pero ahora exponenciado por el potencial de la tecnología y de nuestros conocimientos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *