¿Burbuja en la Social Media?

Por Juan Ignacio Martínez Estremera En Entornos Digitales mayo 10, 2013

Burbuja en la Social Media

Probablemente la social media carece de algunos elementos necesarios para que pueda existir esa burbuja.

¿Podemos poner en común cosas como los tulipanes, el oro, los inmuebles y la Social Media? ¿Existe una relación entre ellos? ¿Se puede decir que hay o ha habido especulación y burbuja en los Medios Sociales?

Esta última pregunta lleva dando vueltas en el universo de los medios sociales de España desde el año 2009, fecha en la que se dispara la demanda por parte de empresas. Aunque tuvo su momento de auge en el 2010 que es cuando se comienza a formar a profesionales de los medios sociales de forma más sistemática y homogeneizada.

Hay muchos artículos que hablan del tema, como por ejemplo este “desmontando los mitos del community manager«.

Cuando se habla de burbujas en los medios sociales, lo primero que deberíamos hacer es saber de qué hablamos:

¿Del número de plataformas?, ¿del precio de salida a bolsa de las mismas?, ¿de las herramientas que aparecen para ayudar al gestor de comunidades?, ¿de su precio?, ¿del número de gestores de comunidades o profesionales de la social media que hay en este país?, ¿de lo que cobra cada uno?, ¿de la inversión que realizan las empresas en plataformas sociales o profesionales del sector?

Deberíamos hacernos numerosas preguntas al respecto ya que tenemos la responsabilidad de evitar un «burbujazo» como el del año 2000. Sin duda disponemos de la capacidad para evaluar las plataformas y sus precios de salida al mercado. También tenemos la capacidad de ver cuál es el ROI de un departamento de Social Media. Los clientes cada vez más piden resultados claros y sobre todo medibles en euros.

Un ejemplo es el oro. El oro ha subido mucho, su precio se ha multiplicado por 4,5 en apenas 7 años (mayo 2003-Septiembre 2011) y la pregunta es ¿hay menos oro? O mejor ¿hay más cosas que podamos hacer con el oro?. Y la respuesta es negativa. Su precio ha subido basada en la pura demanda (a su vez basada en el concepto valor refugio, la especulación, etc.), pero no en que se vendan más “anillos de oro” o que se use más a nivel industrial.

Evolución oro a 10 años

Lo mismo pasó con los tulipanes, en Holanda a mediados del siglo XVII tuvo lugar un boom de los bulbos de los tulipanes. Su precio se multiplicó por 40 en muy pocos años y se llegaba a apostar por las futuras cosechas de los mismos.  Pero en este caso no es que fuera un valor refugio, o que se demandase de forma incremental por todo el mundo; es que se apostaba por los beneficios venideros. Que nunca tuvieron lugar. Esto llevo a la economía de Holanda a la quiebra.

En nuestro caso los medios sociales carecen de algunos elementos necesarios para que pueda existir esa burbuja:

  • No existe la capacidad financiera para alimentarla. Por suerte o por desgracia la crisis golpea fuerte y no permite grandes fluctuaciones al alza de los productos/servicios.
  • No existe una conciencia global acerca de los beneficios de los medios sociales. Existe mucho desconocimiento, bastante oscurantismo y por la razón anterior los directivos prefieren cocinárselo en casa antes que buscar fuera. Esto disminuye grandemente las posibilidades de una burbuja.
  • La crisis fomenta que los profesionales del sector estén dispuestos a trabajar por menos dinero. Si la alternativa es un paro de larga duración o mil euros al mes, mucha gente prefiere los mil euros. Son menos dignos pero alimentan más.
  • Los medios sociales no dejan de ser parte integrante de los medios digitales. No es algo que sustituya completamente o borre todo lo anterior. Es un paso más. Tu empresa necesita muchas veces estar en lo digital para llegar a ser social. Esto es otra barrera.
  • A diferencia del oro y los tulipanes si que mejoran la productividad y los resultados de la economía no dependiendo sólo de la especulación para cambiar sus precios.

Mi opinión es que sucede al revés, en muchos casos hay deflación en la Social Media; los precios que se ofrecen al mercado, sobre todo en el caso de los freelances que trabajan solos se ajustan lo máximo posible. La crisis agudiza que los precios bajen a niveles realmente curiosos y que desde luego no ser verían en tiempos mejores. En muchos casos se considera que es mejor ingresar algo que perder al cliente por precio.

A medida que el mercado se sature a los precios pueden llegar a tensarse más, quedándose cada vez más con aquellos profesionales capaces de entregar resultados a precios competitivos. Y lo que es mejor para ellas: tienen muchas posibilidades de lograrlos a costes muy asumibles.

Respecto a las plataformas sí que resulta que hay un cierto efecto burbuja, pero esto tiene varias explicaciones muy claras:

  • Se lanzan desde países que disponen de mayor capacidad para invertir en startups.
  • Se lanzan a través de empresas muy veteranas en salidas a Bolsa.
  • Tienen alcance global, lo que les da una enorme capacidad de generar flujos de cajas y potenciales beneficios.

Esperemos que respecto a las plataformas no se cree ese «burbujazo» que tanto tenemos. Pero eso lo podemos ver en futuras reflexiones en este blog.

¿Tu crees que si que hay burbuja? o que al contrario ¿no la hay y encima se paga por debajo de lo que se debería?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *