Context is King (con “x”) / El contexto es el rey

Por Editor En Proyectos Socialnautas marzo 6, 2012

Contexto es el rey

En este nuevo escenario en el que el contexto es el rey, las marcas tienen una inmejorable oportunidad de mejorar el nivel de conversación con sus clientes

El contenido es el rey (“Content is King”) ha sido uno de los axiomas más utilizados durante los últimos años en la red. Una adecuada estrategia de creación de contenidos sigue siendo imprescindible, pero lo cierto es que los medios sociales han cambiado la forma en la que nos relacionamos con la información, que ahora más que nunca llega a nosotros (en función de nuestro contexto social) sin necesidad de que vayamos a buscarla, en un universo informacional donde hay demasiado ruido.

 

Pero, ¿qué es el contenido?

En realidad, el contenido es muchas cosas a la vez y todas son importantes: contenido es lo que buscan las personas en la red, lo que buscan los motores de búsqueda, lo que trae visitantes a una web, lo que transforma prospects en leads

Si tuviera que dar una definición muy simple diría que “cada mensaje que compartes es una forma de contenido”, y eso tiene muchas implicaciones porque “cada mensaje cuenta”.

La red está abierta 24 horas al día y todo se mueve muy deprisa. Captar la atención de alguien es una tarea compleja, cada vez más difícil, y lo cierto es que no hay reglas cerradas que sirvan para alcanzar el éxito. El contenido sigue siendo importante: es necesario crear contenido de calidad, que aporte valor añadido a las personas que acceden a esas piezas de información que diseñamos y que compartimos. Pero el contenido ya no lo es todo.

 

Algo ha cambiado

Lo cierto es que yo he notado un cambio importante en mi forma de acceder a los contenidos que me interesan. Antes me zambullía en la red para buscar información: usaba mucho los motores de búsqueda (sobre todo Google), apostaba por una selección de fuentes que me interesaban, llenaba mis marcadores y los categorizaba…

Por supuesto, sigo haciendo esas cosas, pero he descubierto que ahora la mayoría de las cosas interesantes que leo, veo o escucho “llegan hasta mí” a partir de mi “grafo social”, de lo que yo soy en las redes sociales en función de mi contexto. Durante estos últimos años, he ido creando ese grafo social en la red a partir de mis intereses, mis relaciones, mis contactos, mis grupos, mis redes, mis comunidades… Y ahora, el conocimiento experto que deseo y la información sobre los temas que más me interesan (desde cine hasta política, pasando por marketing o negocios) no necesito buscarlos tanto como antes: llegan a mí en función del espacio que ocupo en la red, en función de mi contexto social.

 

Una oportunidad para las marcas

En ese nuevo escenario en el que el contexto es el rey, las marcas tienen una inmejorable oportunidad de mejorar el nivel de conversación con sus clientes. Las marcas necesitan saber cómo “amplificar su señal” frente al ruido de fondo que se escucha constantemente en la red y que hace que sea tan difícil conseguir que alguien se dé la vuelta a mirar cuando tú dices algo.

Por supuesto que las marcas necesitan compartir información, contenido, conocimiento… Pero la clave ahora pasa por entender que las etiquetas “sociales” que van asociadas a sus productos, servicios, contenidos, conocimientos, experiencias… las colocan sobre todo las personas, y no las propias marcas.

 

Algunas ideas sencillas pero efectivas

Se trata ente todo de sentido común:

  • Para que las marcas consigan llegar hasta el contexto social de sus clientes, necesitan construir su contenido “alrededor” de sus productos y su conocimiento, y no “sobre” ellas mismas.
  • Las marcas necesitan provocar primero el cambio dentro de la organización. En definitiva, las conexiones de la marca nacerán de las conexiones que sus trabajadores sean capaces de crear.
  • Las marcas deben huir de los discursos complejos y cargados. Es crítico recordar que su meta es doble: primero, que te escuchen, segundo, que te entiendan.
  • Y sí, por encima de todo, esto es un tema “social”. Así que las marcas necesitan aportar valor a las comunidades en las que participan y conseguir que la gente las incorpore en su grafo social, en su contexto. en definitiva, que les dejen formar parte de sus vidas.

Manuel Gutiérrez de Diego

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *