Design thinking: qué es, cómo se desarrolla y cuáles son sus fases

Por Carmen González En Socialnautas junio 26, 2019

Design thinking

Las dinámicas de design thinking es una metodología para generar ideas innovadoras. Principalmente, se centra en entender y dar soluciones a necesidades reales.

Según Tim Brown, profesor de ingeniería que publicó en la Harvard Business Review un artículo que trata sobre la metodología de design thinking, dice que: “la metodología de design thinking es una disciplina que usa la sensibilidad y métodos de los diseñadores para hacer coincidir las necesidades de las personas con lo que es tecnológicamente factible y con lo que una estrategia viable de negocio puede convertir en valor para el cliente, así como en una gran oportunidad para el mercado”. Es decir, el objetivo principal de dicha metodología consiste en lograr soluciones innovadoras que aumenten el valor de la organización.

¿Cómo se desarrolla una dinámica de desing thinking?

Se elabora siguiendo un proceso en el que se pone en valor cinco características diferentes.

  • Generación de empatía. Es necesario entender el problema, necesidad y deseo de los usuarios implicados en la solución que se anda buscando.
  • Trabajo en equipo. Es muy recomendable que participen diferentes personas que tengan pensamientos distintos.
  • Desarrollo de prototipos. Esta metodología facilita la identificación de fallos, que será muy útil para dar soluciones acertadas.
  • Creación de una atmósfera. Permitirá llegar a un estado mental que favorezca a la creatividad.
  • Gran contenido visual. Esto permitirá trabajar tanto la mente creativa como la analítica, dando como resultado soluciones innovadoras.

Fases de design thinking

Se compone de cinco fases y no siempre son lineales. En cualquier momento, se puede volver hacia atrás o hacia delante, e incluso se pueden saltar etapas.

El objetivo principal es recolectar una gran cantidad de información, que crecerá o disminuirá en función a la fase en la que nos encontremos.

  1. Empatizar. Las dinámicas de design thinking comienzan con la comprensión de las necesidades de los usuarios. Hay que ser capaces de ponerse en la piel de dichos usuarios para generar soluciones acertadas.
  2. Definir. Se deberá de disminuir la información recopilada durante la fase de empatía con el objetivo de recopilar aquella información que realmente aporta valor.
  3. Ideas. Esta etapa tiene como objetivo la generación de una infinidad de opciones e ideas.
  4. Prototipar. Se construirán prototipos que permitirán hacer las ideas visibles, ayudando a visualizar las posibles soluciones.
  5. Testear. Será necesario probar los prototipos con los usuarios. Esta fase ayudará a identificar las mejoras, fallos y posibles carencias para más tarde resolverlas. El objetivo será evolucionar en la idea, llegándola a convertir en la solución que se andaba buscando.

Para empezar a utilizar esta metodología de design thinking es necesario preparar

  • Los materiales. Es necesario emplear rotuladores, hojas de papel, post-it, lápices de colores… De esta manera, se promoverá la comunicación visual.
  • El equipo. En cualquiera dinámica de design thinking es imprescindible trabajar en equipo. Es recomendable que los equipos sean lo más diversos posibles ya que así se obtendrán varios puntos de vista, conocimientos y experiencias. Es necesario que dentro del equipo haya una persona que conozca la metodología para guiar al resto.
  • El espacio. Durante el proceso es necesario buscar un espacio lo suficientemente amplio. Es aconsejable que el equipo trabaje entorno a una mesa, con las paredes libres donde puedan ir pegando la información y material que vayan generado.

Esta metodología se caracteriza por su enfoque en las personas y por su naturaleza experimental y colaborativa. ¿Te atreves a llevarla a cabo en tu empresa?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *