El efecto discoteca – Desarrollando comunidades virtuales.

Por Juan Ignacio Martínez Estremera En Proyectos Socialnautas febrero 27, 2012

efecto discoteca

El efecto discoteca significa que si no somos capaces de alcanzar cierta masa crítica en un cierto periodo de tiempo, la comunidad virtual deja de crecer y finalmente se contrae.

A la hora de crear una comunidad virtual podemos percibir, de forma recurrente la existencia de un efecto perverso (el efecto discoteca), por el cual si no somos capaces de alcanzar cierta masa crítica en un cierto periodo de tiempo, la comunidad virtual deja de crecer y finalmente se contrae y o bien desaparece o pasa a un estadio de inactiva. Eso lo hemos visto con multitud de redes sociales y de comunidades virtuales (por ejemplo la ya extinguida Twine , la red  Quora que no acaba de levantar cabeza o bien comunidades como la de Suzuki Ibérica con varios miles de fans y sólo 5 personas hablando de ellos a día de hoy ).

Al principio cada unidad de esfuerzo nos reporta una unidad de resultados, pero a partir de cierto punto con un pequeño empujón el crecimiento es mayor; podríamos decir que por cada unidad de esfuerzo recibimos muchas unidades de resultados. Cuando esto sucede sabemos que nuestra comunidad se ha integrado perfectamente en los medios sociales (Social Media) ya que son los propios usuarios los que se están encargando de llamar a más usuarios (efecto llamada) e incluso, si hemos hecho un buen trabajo, puede que los usuarios lleguen a generar contenido por nosotros. En cambio si en un momento dado por cada unidad de esfuerzo obtenemos unos resultados decrecientes, podemos pensar que estamos sufriendo el temido Efecto Discoteca.

Para hacer crecer una comunidad hay muchos factores a tener en cuenta, entre ellos los usuarios a los que queremos llegar, el contenido con el que nos vamos a integrar en su conversación, los recursos que vamos a asignar, etc. Pero sin duda hay una cuestión que nos crea incertidumbre, una vez puesta en marcha toda la arquitectura de los medios sociales y es el cómo lograr pasar ese punto de equilibrio que provocará que con la aplicación de recursos constantes logremos rendimientos crecientes.

Para entender lo que el Efecto Discoteca es imaginemos una gran discoteca vacía donde somos los primeros clientes en llegar. Visualicemos por un momento, la discoteca enorme, la sala de baile y las barra vacías, los camareros cargando las cámaras, el DJ ajustando los niveles de volumen, etc…y nadie más. Sólo nosotros. Ahora imaginemos la sensación que tendríamos al estar ahí ¿qué sentiríamos? Tal vez pensaríamos en volver más tarde o tal vez pensaríamos que estamos en el lugar equivocado, de cualquier forma nos sentiríamos incómodos y si la situación durase mucho abandonaríamos el local, para irnos a uno, tal vez más pequeño o con peores dotaciones, pero donde estuviera toda la gente, la diversión y el ambiente.

Exactamente lo mismo sucede con las comunidades virtuales y redes sociales. Entramos en un espacio que por definición habrá de ser social y para que auténticamente lo sea debemos encontrar gente, con gustos y aficiones afines y donde exista un contenido cercano a nosotros. Si no hay ninguna de esas dos cosas veremos que no hay un espacio social y lo abandonaremos.

Ese punto de equilibrio entre aplicar recursos y lograr unos resultados crecientes o decrecientes, se ve afectado por el efecto discoteca. Si la gente percibe el ambiente, la sensación de conversación auténtica y la creación de lazos reales, seguramente se quedará, aportará y atraerá más gente. Si, por el contrario, esto no sucede la comunidad entonces implosionará, dándonos unos resultados menguantes que nos llevarán al final o bien a cancelar el proyecto o a replanteárnoslo de base. Un buen ejemplo de superar el efecto discoteca es el video-blog de JPeloirrojo que tiene crecimientos exponenciales en todos sus canales. Ahí es donde está el movimiento 🙂

Desde prácticamente el año 2000 venimos manejando este término para diseñar la arquitectura de una comunidad y generar un plan de riesgos y de dinámicas que nos ayuden a evitar el efecto discoteca. En una próxima entrada hablaremos de tácticas y dinámicas empleadas para superarlo.

¿Estás de acuerdo con que existe este efecto? ¿Sabes cómo superar este punto tan crítico? 🙂

Juan Ignacio Martínez Estremera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *