El mapa del tesoro

Por Manuel Gutiérrez de Diego En Entornos Digitales marzo 19, 2013

en medios digitales y redes sociales

En el ámbito de los medios digitales y las redes sociales es difícil encontrar un mapa del tesoro que nos lleve directos al éxito.

Todos hemos jugado alguna vez a ser piratas. La literatura de aventuras ha dibujado a fieros bucaneros surcando los mares más inhóspitos para llegar a islas remotas donde fabulosos tesoros esperaban escondidos. Y en todas esas aventuras siempre había un mapa del tesoro, con una gran cruz que señalaba el lugar en el que había que comenzar a cavar para llegar al cofre repleto de monedas de oro.

En el ámbito de los medios digitales y las redes sociales es difícil encontrar mapas del tesoro tan claros: el camino del éxito no es sencillo y no hay grandes cruces señalando el lugar exacto en el que hundir la pala de la estrategia, la creación de contenidos, la gestión de los espacios de conversación…

De hecho, antes de pensar en encontrar un mapa del tesoro, quizás deberíamos empezar por algo más concreto (y a la vez más difícil): saber realmente cuál es mi tesoro; es decir, ¿qué define mi éxito en las redes sociales?

Cuando en mi trabajo diario pregunto a distintas empresas cuáles son sus objetivos al estar presentes en los medios sociales, las respuestas no son siempre precisas. En general, todos tenemos claro que es importante entender a nuestro cliente, que es bueno escuchar, que ya hablan de nosotros (aunque a veces no nos guste lo que se dice), que hay comunidades que pueden resultar interesantes, que es bueno ser transparente y cercano, que la prescripción se produce cada vez más en las redes sociales, que es un cambio de paradigma…

Pero como decía, pocas respuestas son específicas. Y es lógico que así sea porque llevamos relativamente poco tiempo en el mundo de las redes sociales como para entender bien qué ocurre en esos espacios y cómo afectan las variables en juego a las organizaciones y a sus resultados concretos.

En los próximos años asistiremos a un crecimiento en las publicaciones que arrojen luz sobre estas dudas. Me consta que hay distintas tesis doctorales y estudios que avanzan en esa dirección: análisis empíricos que se basan en la recogida de datos e información sobre el uso de las redes sociales, y que nos servirán para ir construyendo un modelo interpretativo.

A mí me ha resultado muy útil un estudio elaborado en 2012 por McKinsey Global Institute, porque creo que por primera vez alguien se ha lanzado a establecer relaciones numéricas concretas del impacto de una estrategia en las redes sociales sobre las diferentes áreas de creación de valor de las organizaciones. Por supuesto, son resultados genéricos, pero suponen una aproximación muy interesante. Este es el informe: The social economy: Unlocking value and productivity through social technologies.

Espero que os resulte útil para entender qué objetivos concretos podéis aspirar a obtener cuando ponéis en marcha una estrategia en redes sociales y cómo trabajar para obtenerlos. El mapa del tesoro lo tendremos que fabricar nosotros 🙂

Un saludo,

Manuel Gutiérrez de Diego

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *