Escogimos el nombre de Socialnautas porque explorar es una de las pasiones del ser humano.

Por Juan Ignacio Martínez Estremera En Socialnautas noviembre 9, 2020

socialnautas el porque de nuestro nombre

Tal como comenzamos hace diez años acabamos hoy. Este es el fin de Socialnautas.  Pero antes de hablar de ello, quiero recuperar el texto de cómo empezamos y del sentido del nombre de Socialnautas, ya que hemos mantenido ese espíritu hasta hoy y esperamos seguir manteniéndolo.

[…]. ‘Socialnautas’ evoca otras palabras como argonautas o astronautas, palabras que al ser pronunciadas nos transportan a apasionantes aventuras, a viajes llenos de emoción, a miles de cosas por descubrir y por vivir. Y eso queremos que sea ‘Socialnautas’: una gran aventura, un viaje apasionante que nos permita explorar los medios y las redes sociales para descubrir nuevos caminos, nuevos puertos, nuevas y mejores formas de hacer las cosas.

Somos conscientes de que nos ha tocado vivir una era revolucionaria gracias a Internet. Hoy en día los mercados son conversaciones entre seres humanos, como ya avanzó hace más de diez años ‘The Cluetrain Manífesto‘. ‘Socialnautas’ quiere ser parte de esas conversaciones pero,  además,  quiere ayudar a todas las empresas, a todos los organismos que también quieran formar parte de esas conversaciones,  que quieran dialogar con sus clientes

Hemos explorado a fondo los caminos digitales, guiado a empresas y desarrollado proyectos apasionantes a través de lo que para nosotros ha sido una gran aventura. Hace diez años mi socio Manuel Gutiérrez de Diego y un servidor (Juan Ignacio Martínez Estremera) apostamos por desarrollar nuestra propia empresa. Desarrollamos servicios, elegimos un equipo y fijamos precio a todo ello. También hubimos de hacer cosas como crear la marca, desarrollar una imagen de empresa, logo, etc. Fue divertido y creo que lo hicimos correctamente. Decenas de proyectos y algunos millones de euros de facturación, lo corroboran.

Una de las cosas más importantes para nosotros fue entender por qué creábamos una empresa. Teníamos una visión y una misión muy claras:

  • Misión: alcanzar la excelencia a través de la generación de valor añadido para nuestros clientes. Dar resultados de calidad, siempre ha sido nuestra guía.
  • Visión: Lograr un impacto positivo en la sociedad que nos rodea, entendiendo sociedad como el conjunto de empresas, empleados y responsabilidad corporativa que rodean a Socialnautas.

De acuerdo con esa misión realizamos logros importantes como por ejemplo proyectos de lanzamientos digitales de empresas como Nuez Seguros, redes de comunicación interna a nivel planetario como en Repsol y enormes comunidades de clientes con millones de usuarios como en Leroy Merlin. Pero también trabajamos proyectos pequeños con, exactamente, la misma pasión y ansia de excelencia.

Siguiendo nuestra visión siempre intentamos colaborar con la sociedad que nos rodea: hicimos aportaciones a colegios de equipos y material, diseñamos y seguimos planes de igualdad y desarrollo profesional para nuestro capital humano e intentamos, con éxito, dar el mejor servicio posible a nuestros clientes.

Pero ha llegado el momento de pasar página. Todo este tiempo, siempre manejamos la ecuación:

Resultados =(talento+conocimiento)*motivación

pero no es suficiente. Manuel y yo descubrimos que necesitábamos cosas más “potentes”: herramientas, personal técnico, etc. Y nos pusimos a buscarlo. Decidimos buscar fórmulas de integración en otras empresas, ya fuera como partners, integrándonos en otras organizaciones o como surgiera. Teníamos nuestras preferencias, pero el plan era claro. Nos dimos el plazo de un año para cambiar radicalmente y alcanzar un mayor potencial.

El recorrido fue incierto y plagado de dificultades. En un año como este hay muchas empresas grandes que planean sobre pequeñas consultoras como la nuestra. Encontramos patético desinterés en alguna, en otras encontramos un ansia voraz por carroñear empresas, etc.

No estábamos dispuestos a destruir el capital humano y de conocimiento que Socialnautas tenía y mucho menos a aceptar condiciones penosas para nuestro equipo y para nosotros. Y esa determinación nos hizo llegar a buen puerto. Finalmente encontramos una gran empresa que apostó por nuestro equipo y talento. De una forma natural encajamos, con una idea conjunta: crecer juntos y desarrollar el potencial que teníamos. Aquí quiero agradecer especialmente a la Cámara de Comercio de Zaragoza su ayuda. Gracias, amigos, sin vosotros este final con traca de fin de fiestas no hubiera sido posible.

Y así hemos llegado hasta esta entrada del blog. No será la última ya que durante los próximos días os contaremos más detalles. Pero si será la que marque el final de esta época. El cierre de una etapa de diez años llenos de satisfacciones y alegrías (y mucho, mucho trabajo).

Nos vemos pronto.

Y si nos quieres localizar, busca en esos espacios digitales que aún están por descubrir. Manuel y yo seguro que estamos ahí. Con curiosidad, con hambre y con ganas de tener un impacto positivo en lo que nos rodea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *