Formación 2.0. La educación se vuelve multidireccional

Por Editor En Formación octubre 13, 2011

formación 2.0

La llegada de la filosofía 2.0 al mundo de la formación ha representado una gran transformación.

Como en otros entornos, la llegada de tecnologías que permiten la participación, la co-creación de conocimiento y la aparición de espacios para compartir, ha supuesto el inicio de una revolución que seguramente tendrá el poder de cambiar de manera profunda los modelos y procesos de formación que durante siglos nos han acompañado, y en los que los alumnos eran meros sujetos pasivos receptores de conocimientos.

La filosofía de la web 2.0 abre la puerta de la participación activa de los alumnos, que ahora se colocan en el centro del proceso de aprendizaje (el concepto de enseñanza queda desplazado, porque aprender y aprehender son ahora la clave). Hoy encontramos alumnos que se aproximan al conocimiento con interés por aprender de forma proactiva, interactuando con millones de datos e información que están disponibles y accesibles en la red en tiempo real.

El papel del profesor cambia. Lejos de las clases magistrales de carácter unidireccional, el profesor se coloca ahora como director de orquesta capaz de guiar a sus alumnos para que ellos puedan dar lo mejor de sí mismos a través de su propio trabajo de análisis e investigación del conocimiento y la información. Por supuesto, siempre con el apoyo, consejo, guía y liderazgo de los profesores, que emplean su experiencia y sus conocimientos para abrir puertas y tender puentes, para despertar interés y para ayudar a sus alumnos a que su mente se expanda y sea curiosa. Después habrá mucho tiempo para que decidan con qué conocimientos y contenidos desean llenarla.  En resumen, la educación se vuelve multidireccional en una red de conocimiento donde todos comparten y aportan.

La formación 2.0 también coloca al alumno en el centro del proceso de decisión de los contenidos. Tenemos que estar preparados para dar el poder a los alumnos a la hora de definir los recorridos curriculares que desean realizar. No tiene sentido formar a millones de personas en capacidades que nos les serán útiles cuando lleguen al mercado de trabajo. De nuevo el rol del profesor se antoja muy importante. Su guía y su capacidad para descubrir a los alumnos nuevos escenarios, nuevos entornos en los que desarrollarán su vida profesional, serán elementos críticos para que los alumnos puedan vislumbrar qué áreas de conocimiento les resultan más atractivas y por qué.

Personalmente, miro el futuro con optimismo. Creo que es importante revisar las capacidades básicas que serán necesarias en los próximos años, incluso meses, porque un mundo más tecnológico y complejo ya está aquí y necesitamos personas innovadoras y creativas que aporten soluciones.

En ese empeño por entender cómo funcionan las cosas, he tenido el placer de colaborar con la Fundación Laboral de la Construcción en el proyecto ‘Las nuevas necesidades de cualificación y los nuevos métodos de aprender: aplicación de la web 2.0’.

Durante los últimos meses he participado en diferentes mesas temáticas que han dado como resultado una publicación llena de interesantes conclusiones.

El estudio fue presentado en una jornada en la que tuve el honor de participar como ponente de la Mesa redonda para el análisis del uso de la tecnología en formación para el empleo en el escenario 2020. Este es el vídeo de mi intervención en la jornada. Espero que os guste y me encantará escuchar vuestros comentarios sobre un tema que me apasiona.

Manuel Gutiérrez de Diego

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *