Gestión de la Vanidad (Vanity Management): El caso Linkedin

Por Juan Ignacio Martínez Estremera En Entornos Digitales febrero 14, 2013

Gestión de la Vanidad

Lograr viralidad a través de los orgullosos profesionales es mucho más sencillo si hacemos uso de la Gestión de la Vanidad.

Desde el año 2008 vengo contando en diferentes foros y aulas lo que denomino Gestión de la Vanidad o Vanity Management ¿Y qué es la Gestión de la Vanidad? Ni más ni menos que uno de los más potentes motores de la conducta humana.

Me ha venido a la cabeza escribir este artículo al recibir un correo de Linkedin reconociendo que mi perfil es uno de los más visitados de la red (Linkedin !You have one of the top 1% most viewed LinkedIn profiles for 2012!!). Concretamente está entre el 1% de los más visitados del mundo.

La cosa podría quedar ahí. Una estadística más en un mar de datos, pero no, resulta que es una potente palanca de promoción. ¿Para quién? Pues para el profesional que recibe el correo y para la red que lo propaga. Veamos cómo.

Un profesional que está en Linkedin suele funcionar por los siguientes motivos: Networking, desarrollo profesional, visibilidad profesional o búsqueda de talentos y contactos, por tanto el recibir este correo le da la certeza de que su perfil despierta interés, lo cual cubre varios de los objetivos antes citados. Pero eso no es todo, el contarlo nos permite demostrar que somos buenos profesionales con perfiles interesantes que “estamos en el mercado” vaya. Y lo contamos, claro que si. A todo el que nos quiera escuchar.

Y ¿qué saca Linkedin de esto? Siendo una red con 200 millones de profesionales en el mundo, todavía le queda mucho trabajo por hacer en cuanto a penetración en ese nicho de mercado. Pagar publicidad segmentada es caro, pero lograr viralidad a través de los orgullosos profesionales es mucho más sencillo si hacemos uso de la Gestión de la Vanidad.

Y así rueda la rueda. Linkedin crea varios reconocimientos, a los que están entre el 1% más visto (dos millones), para los del 5%, para los que están entre el 10% más visto (20 millones); y de repente tiene 20 millones de prescriptores por todo el mundo que orgullosamente muestran lo útil que es la herramienta para ellos. Y lo que es mejor, logran que muchos otros perfiles no-tan-activos se pongan las pilas y deseen tener esa visibilidad, activando así publicidad y dinamización al mismo tiempo, otros tantos que la comentan y algunos que la critican -dándole su debida publicidad al asunto. Interesante jugada ¿verdad?

Podríamos definir vanidad como aquello que nos genera utilidad por medio de satisfacer nuestro ego o bien el deseo de ser admirados por nuestros propios méritos.

Para el tema de la Gestión de la Vanidad o Vanity Management las redes sociales (Social Media) son el caldo de cultivo perfecto, ya que nos da la cobertura y la posibilidad de reconocimiento deseados. Una buena gestión de esa vanidad nos llevará a unos resultados excelentes. Como sin duda ya está viendo Linkedin.

Por no alargarme mucho hoy, otro día hablaremos más en profundidad de cómo gestionar correctamente la vanidad de comunidades digitales y sus componentes.

Juan Ignacio Martínez Estremera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *