Vanity Management – Gestión de la vanidad.

Por Juan Ignacio Martínez Estremera En Comunidades de Clientes marzo 31, 2015

Vanity Management

Vanity Management como medio para alcanzar objetivos.

Cuando hacemos uso de la vanidad de la gente para lograr objetivos de nuestra empresa podemos decir que estamos haciendo gestión de la vanidad o Vanity Management. Bien conocida por los directivos de Recursos Humanos, esta es una fórmula que nos permite lograr grandes resultados.

Básicamente, se trata de lograr recompensar necesidades de la gente, que no siempre tienen que ver con el dinero, de cara a completar objetivos profesionales. Algunas necesidades típicas podrían ser:

  • Sentimiento de pertenencia
  • Orgullo
  • Valor añadido profesional (networking, mejora del curriculum vitae…)
  • Mayor visibilidad

En las redes sociales se usa la gestión de la vanidad en un amplio número de dinámicas:

Ejemplo 1. Cuando lideraba equipos de calidad en Impressions Games. Dado el perfil pasional y de ocio de nuestros jugones incluíamos a los beta testers más eficientes en los créditos del juego en contraposición con el resto, que solo aparecían en los créditos del manual de ayuda. Este tipo de recompensa no monetaria entraba dentro de lo que ahora se llamaría gamificación, que no era ni más ni menos que lograr recompensas aspiracionales de bajo coste económico y alta recompensa emocional.

Ejemplo 2. En las ieCommunities (comunidades de conocimiento formadas por profesores, empleados, alumnos y alumni del IE Business School) existía un problema de participación entre los profesores dada su alta carga de trabajo. Después de lograr una mayor visibilidad para ellos y un mejor reconocimiento profesional la participación se incrementó en un 40%.

La transformación digital de las empresas modernas actuales pasa por un reconocimiento del vanity management como palanca de acción social. La incorporación activa de los empleados como parte visible de la empresa y motivar a los clientes para lograr su implicación (engagement) pasa por la gestión de la vanidad.

Si conoces otros ejemplos de este tema, sería genial que los compartas con todos nosotros.

Juan Ignacio Martínez Estremera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *