¿Realmente vamos hacia un mercado único digital?

Por Socialnautas En Entornos Digitales mayo 8, 2015

Mercado único digital

Con el propósito de caminar hacia el mercado único digital, se han presentado 16 medidas con el fin de alcanzar uniformidad y libertad de circulación de la información.

Hace unos días fui testigo privilegiado de un fantástico reportaje en Euronews sobre una noticia que creo ha pasado bastante desapercibida en nuestro país. Parece que en la Unión Europea hay alguna mente pensante consciente de la necesidad de que se empiece a trabajar de verdad en eso tan rimbombante que es un mercado único digital. Pero tras esta rimbombancia se esconden decisiones a tomar de un enorme interés para todos, ya que vivimos en una sociedad cada vez más interconectada y cada vez más digitalizada (por suerte).

¿Será posible que veamos caer en unos años esas infranqueables fronteras legislativas a la relación digital a todos los niveles, incluido el comercial? ¿Por qué hay aplicaciones que te permiten visualizar unos contenidos en un país y otros diferentes en otro del mismo continente? ¿Tiene sentido real?

Los primeros pasos hacia ese mercado único digital se han comenzado a dar esta misma semana en Bruselas. Allí, se han presentado un total de 16 medidas con el objetivo de alcanzar esa mínima uniformidad y libertad de circulación de la información. Esas medidas están agrupadas en torno a tres grandes categorías con algo en común: parece que se quieren tomar medidas en serio contra las empresas que ponen problemas al denominado comercio transfronterizo en línea, que pueden llegar hasta restricciones en los acuerdos de distribución.

  • Uno de los principales beneficiarios de esta tentativa a nivel europeo sería el comercio electrónico, ya que se contempla luchar contra el bloqueo geográfico injustificado. ¿Qué es esto del bloqueo geográfico injustificado? Muy fácil, cuando una web redirige a los usuarios de un país a una determinada tienda local y no permite comprar en otra comunitaria más barata.
  • Un segundo eje fundamental que persigue esta regulación es la igualdad de condiciones para los servicios innovadores. Es decir, se tiene previsto revisar la normativa para que no favorezca a los nuevos servicios (Whatsapp, Netflix…) frente a los denominados tradicionales (operadoras, cadenas…).  También se tiene previsto analizar los usos de información que hacen las plataformas en línea, entendiendo como tales a, por ejemplo, motores de búsqueda, redes sociales o tiendas de aplicaciones.
  • Por último, otra de las patas-eje de esta normativa, que bien suena a un objetivo en sí misma, es el crecimiento de la economía digital. Bajo este paraguas se incluye la iniciativa europea de “computación en la nube”, nuevas normas que permitan la “interoperabilidad” en sectores como la sanidad en línea y el impulso de una administración electrónica que conecte toda Europa.

Veremos si se sigue el camino recién iniciado y se da un paso al frente en la liberalización regulada de las relaciones digitales en nuestro continente, o si sus dirigentes siguen sin prestar mayor atención a la revolución comunicativa más importante de la humanidad en décadas. ¿Tú qué opinas?

Chema de la Torre

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *