Utilización de hashtags en programas de embajadores

Por Daniel Bel Cacho En Embajadores de Marca febrero 7, 2020

hashtags

Una de las cuestiones que suele plantearse durante la puesta en marcha de un programa de embajadores es la conveniencia de utilizar una o varias etiquetas (hashtags) como distintivo de las piezas de contenido que en él se compartan.

El uso de esta sencilla herramienta puede parecer irrelevante, pero concederá a nuestra estrategia de embajadores algunas características diferenciales y sobre las que merece la pena reflexionar.

Debemos empezar por tener en cuenta cuál es la naturaleza de los hashtags. Estos marcadores sirven para indicar a los buscadores de qué trata un contenido, lo que significa que facilitan su indexación y posterior localización. Por lo tanto, lo primero que nos asegurará la adición de un hashtag a los contenidos de un programa de embajadores es su permanente accesibilidad, pues gracias a él podremos obtener con sencillez en todo momento una visión de todos ellos. De otro modo, a medida que las contribuciones de cada embajador fueran quedando relegadas en su feed, se irían volviendo irrecuperables, lo que daría al programa un carácter mucho más efímero.

La segunda cualidad que brindan los hashtags a los contenidos de los embajadores es que los hacen fácilmente reconocibles. Especialmente en aquellos programas en los que se brinde mayor libertad a sus participantes a la hora de decidir qué compartir en sus perfiles y cómo hacerlo, el hashtag aportará ese hilo conductor que convertirá un grupo de personas difundiendo mensajes más o menos coordinados en un equipo que nos cuenta una historia. El hashtag será ese elemento de referencia que, en un contexto en el que los usuarios visualizan los contenidos de forma superficial y sin apenas prestar atención, permitirá al lector apreciar que lo que está viendo es una pieza de un conjunto más grande, y facilitará su recuerdo –a medida que vaya encontrando nuevas piezas- generado de forma espontánea por la repetición sistemática de una palabra o palabras clave.

Tengamos en cuenta que podríamos clasificar los hashtags asociados a programas de embajadores en tres tipos diferentes, que cumplen de manera diferente con las cualidades hasta ahora identificadas:

  • Los hashtags ‘de marca’, que simplemente pretenden reafirmar y poner en valor a la marca que yace en el origen del programa (como ‘#SomosLeroyMerlin’, o ‘#ItesalVentanas’)
  • Los hashtags ‘de acción’, cuya finalidad es identificar los contenidos de un programa con un concepto, hábito o tendencia asociado a la cultura de la empresa (como ‘#ViveLaSalud’, ‘#BeMoreHuman’o ‘#JustDoIt’) que, si bien no son tan valorizadores para la marca, facilitan la adhesión de actores espontáneos quienes, sin pertenecer expresamente al programa, empaticen con el lema enunciado.
  • Los hashtags ‘de campaña’. Por lo general de vida más corta que los anteriores, y cuyo propósito es el de apoyar o favorecer una estrategia, política o campaña de la compañía por un tiempo determinado. Pueden servir para aportar visibilidad al lanzamiento de un nuevo producto, promocionar un evento, o reforzar los procesos de captación de talento de la empresa, por citar algunos ejemplos. En este tipo se enmarcarían hashtags como ‘#JoinTheFlock’ o ‘#OneTimeInNola’

La siguiente característica que destacaremos del uso de hashtags en un programa de embajadores es su capacidad para catalizar la imitación. Si bien los programas de este tipo se organizan habitualmente con los trabajadores de la compañía, no es infrecuente que a medida que la corriente de contenidos va cobrando notoriedad, se unan a ella nuevas voces de forma espontánea. Puede tratarse de otros colaboradores de la marca que no militaron en el programa en un primer momento, o incluso de clientes, proveedores, o usuarios que, sin una especial relación con el equipo de embajadores, sienten un vínculo con aquello de lo que se habla en el programa. Este fenómeno se dará con mayor facilidad cuando el hashtag utilizado sea de acción o de campaña, por la mayor reticencia de los usuarios a conectar con las marcas que con las ideas o valores de las personas que trabajan para ellas.

Una consecuencia del uso de hashtags que resulta muy importante desde el punto de vista de gestión de un programa de embajadores es su contribución como pieza clave en la medición y seguimiento del mismo. Tanto si la medición se realiza de forma manual cómo si utilizamos alguna de las múltiples herramientas que automatizan con mayor o menor éxito la tarea de monitorizar la actividad de los embajadores, la presencia de hashtags facilitará enormemente la misión, al tiempo que nos ayudará a evitar errores y a no pasar por alto contenidos. En definitiva las etiquetas son el elemento básico de localización de todo aquello que se comparte en una red social y nos permitirán discriminar de forma rápida y certera las piezas de nuestro programa frente al resto de contenidos de la red.

Por último, está la cuestión táctica del posicionamiento de nuestra marca como referencia en el repositorio de contenidos que una red social almacena en relación con determinadas palabras clave. Si, por ejemplo, en la cultura de nuestra empresa son cruciales conceptos como la sostenibilidad o la ecología, probablemente nos favorezca que ante una búsqueda de dichas etiquetas sean nuestros contenidos los que acaparen una buena parte de las conversaciones, los que inspiren, o los que informen a los usuarios interesados en ellas. Una buena selección de hashtags de acción, o el uso por parte de nuestros embajadores de forma repetitiva y sistemática de ciertos hashtags no exclusivos de nuestro programa, nos permitirá ir ocupando gradualmente el espacio digital en torno a ellos, lo que nos situará constantemente en el punto de mira de nuevos usuarios, al tiempo que nos otorga en la red una posición de ventaja frente a nuestros competidores en esos términos donde hayamos sido capaces de atrincherarnos. Esta será una contienda dura y lenta, en la que cada nueva palabra clave debe ser elegida escrupulosamente, asaltada con firmeza y vigilada para no perderla. Pero la marca que cuente con un equipo de embajadores bien coordinado en este tipo de guerrilla tendrá un arma decisiva para desequilibrar la balanza a su favor.

Por todo lo anterior, debemos considerar como un elemento importante del éxito de nuestro programa de embajadores, tanto la elección del tipo (o tipos) de hashtag a utilizar, como la propia formulación de los mismos, y todo eso sin dejar de lado la exploración de aquellos hashtags genéricos cuya ocupación gradual convenga a nuestros objetivos. Como veis, cada decisión a este respecto acarreará sus consecuencias y vendrá acompañada de nuevas oportunidades que deberíamos aprovechar. Y siempre sin dejar de medir y razonar cada nuevo paso en nuestra estrategia. ¿Nos dejas ayudarte?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *