Inteligencia Artificial: un paso más en la búsqueda del conocimiento sobre nosotros mismos

Por Manuel Gutiérrez de Diego En SocialnautasTrends junio 28, 2018

inteligencia artificial

La Historia del ser humano es la historia continua de la búsqueda del conocimiento sobre nosotros mismos. Conocimiento a nivel individual y como sociedad. La Filosofía, entendida como el amor por la sabiduría, nos acompaña desde nuestros orígenes, porque como humanos hemos buscado entender nuestra existencia misma (nuestro origen), hemos deseado abarcar el conocimiento (y hemos creado la ciencia); nos hemos preguntado qué es la verdad y qué es la moral; hemos anhelado la belleza (y hemos llevado el arte a las cotas más elevadas); hemos buceado hasta el fondo de nuestra mente y, desde ese fondo, el lenguaje ha nacido como expresión de una de nuestras características críticas: la comunicación y la conexión entre personas.

Quizás hoy nos conocemos mejor de lo que hemos hecho nunca. Y es importante que ese conocimiento sea la base sobre la que se sustente el desarrollo de lo que denominamos Inteligencia Artificial. La idea de que las máquinas se volvieran inteligentes ha estado en la mente de algunas de las personas más preclaras de nuestra Historia. Hemos disfrutado de obras de arte en diversos campos (literatura, cine …) donde esa idea ha tomado forma. Hemos imaginado universos donde las máquinas alcanzaban un estado de conciencia autónoma que las convertía en seres como nosotros, más allá de una obra de ingeniería y de tecnología.

Ese momento llegará, es seguro. Llegará porque lo estamos construyendo nosotros, porque estamos dando pasos en esa dirección: computación cuántica, deep learning… Lo importante es que ese momento sea una parte más de la búsqueda sobre nosotros mismos que iniciamos hace ya tanto. Por eso, estamos descubriendo que en esta maravillosa aventura necesitamos que todos nuestros conocimientos sobre el ser humano formen parte de la ecuación (nunca mejor dicho).

Sin duda, necesitamos científicos de datos, programadores, matemáticos, ingenieros informáticos, estadísticos, económetras… Todas las capacidades recopiladas bajo el acrónimo inglés S.T.E.M. (Science, Technology, Engeneering, Mathematics). Pero si realmente deseamos que la Inteligencia Artificial sea un paso más en esa búsqueda de quiénes somos, necesitamos trabajar con un nuevo acrónimo: S.T.E.A.H.M. (incluyendo Arts & Humanities).

De hecho, ya es así. Las organizaciones más punteras en el campo de la IA están buscando (además de a los mejores matemáticos, ingenieros, programadores y científicos), a los mejores filósofos, a los mejores lingüistas, a los mejores antropólogos, psicólogos… Todas esas profesiones tienen mucho que decir en cómo queremos construir el futuro de la raza humana, nuestro futuro.

Así que cuando veo a adolescentes y jóvenes (como mi hijo de 15 años recién cumplidos) pensar en su futuro, sé que hay todo un mar de posibilidades esperándoles. Y me maravillo pensando que jugar en línea en la PS4 junto a un grupo de amigos, crear estrategias juntos, liderar, gestionar sentimientos, elegir las palabras y los mensajes, gestionar el fracaso, maximizar el flujo de información y aprender a emplear la información que les ofrece “la máquina” en tiempo real, son habilidades sobre las que construirán su futuro y el de la IA.

Quizás el futuro nos traerá a una Jane como la que acompañaba a Ender en la joya de su oído, una Jane que no tendrá una idea real de su surgimiento pero que será el fruto de nuestro deseo permanente de saber. Y nos acompañará en ese viaje.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *