La Internet de las Cosas

Por Juan Ignacio Martínez Estremera En Proyectos Socialnautas julio 16, 2012

internet de las cosas

En la Internet de las Cosas los objetos nos hablan, interactúan con nosotros y pueden llegar a extraer datos de nuestros patrones de conducta que nos son útiles.

Qué es la Internet de las cosas

Hace ya mucho tiempo que interactuamos con los objetos que nos rodean: Un termómetro nos dice la temperatura, un barómetro la presión y la marca de las ruedas nos indica el grado de desgaste y por tanto si las debemos cambiar o no. La arena de un reloj de arena nos indica el tiempo transcurrido.

Al principio esa información era meramente visual (los nudos con los que se medía la velocidad de un barco) y luego, a través de la tecnología, se evolucionó hacia lo digital, lo cual generaba nuevos usos y posibilidades.
Un ejemplo extremo serían los robots exploradores que recorren Marte, donde captan variables de entorno (temperatura, presión, velocidad del viento), miden variables robométricas (batería disponible, temperatura del motor, agarre de las ruedas, obturación de sus filtros) y finalmente nos lo transmiten todo a través de distancias interplanetarias en forma de bits que nuestras computadoras transforman en fotografías, vídeos, datos útiles, etc.

El Internet de las Cosas se basa en los mismos principios. Los objetos nos hablan, interactúan con nosotros y pueden llegar a extraer datos de nuestros patrones de conducta que nos son útiles. Objetos que conectamos a redes y de ahí a Internet (Comunidades virtuales, redes sociales, social media…).
Los avances en las telecomunicaciones (infraestructuras para redes móviles, internet y datos), la miniaturización y el avance de los lenguajes de programación, cada vez más poderosos, confluyen en la creación de objetos que cada vez son más conscientes de sí mismos y son capaces de contárnoslo.

En este sentido podemos observar que la comunicación con los objetos ha ido evolucionando con rapidez generando:

–          Más datos

–          Más rápidos

–          Más relevantes

A su vez los datos que los objetos nos pasan tienen que ver con cosas cómo:

–          Quiénes son. Podemos identificar objetos únicos entre miles de ellos: cada par de zapatos, cada televisor, cada objeto se puede autoidentificar.

–          Dónde están. Su posicionamiento geográfico, rastreo de sus movimientos, su velocidad.

–          Cómo se encuentran. En qué estado está el objeto.

–          Qué es lo que hay a su alrededor. Reconocimiento del entorno que le rodea.

Pero la cosa no acaba ahí. Precisamente Internet facilita la transmisión de datos digitales; desde los objetos hasta la Red y desde ahí podemos leerlos y evaluarlos por medio de teléfonos inteligentes, ordenadores personales, tabletas, etc. El salto de la información a las redes sociales es potencialmente inmediato, existiendo ya objetos conectados a Internet que se comunican con redes sociales y comunidades virtuales. El intercambio de información amenaza con ser exponencial dejando lo que hemos vivido hasta ahora en un mero comienzo.

Ya no sólo habrá millones de seres humanos interactuando en la red si no que esta se poblará con objetos lanzando sus mensajes. Y la red aprenderá con esto (The Machine is using us).

Algunos enlaces interesantes que profundizan más:

–          Internet de las Cosas (wikipedia)

–          IBM: Internet of things [ENG]

–          Deusto: Internet de las cosas

–          Nabaztag: El conejo conectado. (ejemplo)

Las preguntas que me surjen son del tipo ¿Qué perfiles gestionarán esto?, ¿Se crearán nuevas empresas industriales donde confluirán fabricación y programación? ¿Qué usos y qué objetos aparecerán? ¿Mejorará nuestra calidad de vida?

Juan Ignacio Martínez Estremera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *