La Radio Híbrida: ¿Lo digital no es siempre lo mejor?

Por Socialnautas En Entornos Digitales diciembre 6, 2015

Radio Híbrida

En fechas recientes tuve la ocasión de asistir al VII Seminario Internacional ‘Radio y Red’, organizado en Zaragoza por Aragón Radio y la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, donde descubrí el interesante concepto de la ‘radio híbrida’. La idea es sencilla: Frente al reciente auge de la radio online (que permite a los usuarios escuchar radio cuyo audio se digitaliza y se transmite por internet hasta sus dispositivos móviles), las principales cadenas de radio optan por que continuemos recibiendo la señal de radio FM a través del hardware de sintonización de radio presente (aunque generalmente inactivo) en la mayor parte de nuestros teléfonos. La componente ‘híbrida’ aparece cuando el canal de datos que acompaña a las ondas hertzianas –generalmente utilizado para portar la información RDS- lleve a nuestros terminales las urls donde se alojen contenidos en internet que enriquezcan la transmisión convencional. Por ejemplo, si escuchamos una transmisión deportiva mediante un software de recepción de radio híbrida, la narración de eventos alcanzaría nuestros terminales por ondas de radio, pero el canal de datos nos permitiría acceder en todo momento a través de internet a los vídeos de los mejores momentos, las estadísticas, las clasificaciones, etc.

Quizá os preguntéis, llegados a este punto, qué sentido tiene, en el Siglo XXI, que un lobby de figuras notables en el panorama de la comunicación en España defienda lo que parece el retorno a una tecnología del Siglo XX. Permitidme explicarlo:

  • En primer lugar, la red de repetidores de radio para transmitir señal FM es hoy muy densa y cubre de manera efectiva la práctica totalidad del territorio. Mientras que la cobertura 3G (y no digamos la 4G) dibuja todavía un mapa con muchas más zonas de sombra. Dejando aparte la conveniencia de continuar desarrollando la cobertura de internet a lo largo y ancho de la geografía española (lo que nadie discute a estas alturas), es cierto que la señal de radio sigue llegando mejor a muchos lugares. Además, ante una situación de escasa recepción, la transmisión de radio sólo se deteriora, mientras que la de internet se interrumpe.
  • En segundo lugar, una nota técnica, pero no por eso menos importante. La recepción de radio a través del sintonizador FM consume (en general) menos batería en nuestros móviles que la decodificación de radio digital por internet. Como toda generalización tiene sus excepciones, pero al parecer cuando la señal 3G es débil, requiere más energía amplificar y procesar dicha señal que captar la información transportada en las ondas de radio, de mayor amplitud. Si a eso unimos que recibir señal de radio no consume datos de nuestra tarifa de acceso a internet, apuntamos un nuevo tanto a favor de la radio híbrida.
  • Y el tercer aspecto a tener en cuenta es, por desgracia, un tema de actualidad: La seguridad. Si pensamos en situaciones de crisis o de alerta como las recientemente acaecidas durante los atentados de París, veremos que cuando éstas tienen lugar, la población recurre masivamente a sus teléfonos móviles y a las redes sociales en busca de información. La consecuencia habitual es que la red de telefonía se satura e internet se cae. Eso por no hablar del cada vez más frecuente (y necesario) recurso a los inhibidores de frecuencia en lugares públicos para evitar la posible utilización de móviles como activadores de artefactos explosivos. ¿Habéis tenido que utilizar alguna vez un móvil en un estadio de fútbol? Entonces sabréis a qué me refiero. La comunicación por internet es hoy por hoy todavía mucho más débil que la de la radio.

Revisados los argumentos, confieso que sigo teniendo mis reticencias a la hora de posicionarme a favor de esta tecnología. Por un lado está la polémica en torno al chip sintonizador FM. El hardware está presente en la mayor parte de los teléfonos que se venden, pero inactivo. Los fabricantes hacen esto para simplificar la construcción de sus aparatos (maximizando el número de elementos comunes en la electrónica) y discriminan la activación o no de esta funcionalidad en función de la gama a la que pertenezca cada terminal. Es una cuestión de libre mercado que los fabricantes decidan activar este chip o no. En general no sintonizo con las voces que hablan de ‘presionarles’ a hacerlo, y veo más razonable que desde las emisoras se difundan las bondades de la radio híbrida para que sea el público quien se decante por los terminales que permitan utilizarla. También confieso que siento cierto vértigo al ver lo sencillo que resulta hoy provocar un ‘apagón’ en nuestras comunicaciones por internet. Preferiría asistir a más debates sobre cómo llegar a un 4G con cobertura global, accesible y seguro, que tener que seguir encomendándome a Marconi (o a Tesla) para preservar el flujo de datos y noticias vital en la ‘sociedad de la información’. Pero los hechos están ahí, y si la radio por internet es probablemente el futuro, no es menos cierto que la radio híbrida podría ser, hasta ese momento, el nuevo presente.

Daniel Bel Cacho

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *