Marketing de influencers: 22 errores típicos a evitar

Por Octavio Fraile Garrido En Embajadores de Marca diciembre 16, 2016

Marketing de Influencers

Ni SEO, ni PPC, ni afiliados… el verdadero método que te hará ganar dinero con tu producto sin gastarte millones en publicidad vendrá con el Marketing de Influencers. Actualmente, en España e Iberoamérica, hay poca gente que sepa gestionar este tipo de campañas (aunque sí que existe formación).

Para que el proceso de aprendizaje resulte más rápido, aquí hemos recopilado algunos de los errores más comunes que cometen las empresas cuando se proponen llevar a cabo una campaña de Marketing de Influencers.

1) No probar con el Marketing de Influencers.

Es la mejor forma de hacer que tus contenidos se vuelvan virales. Es un efecto bola de nieve que ni el SEO, ni el Marketing de Contenidos tradicional ni las Redes Sociales pueden lograr. Cuantas más conexiones tengas más fácilmente conseguirás otras conexiones y tu contenido (y, por lo tanto, tus ventas) llegará más lejos.

2) Pensar que el Marketing de Influencers es un tipo de publicidad más.

No, aquí no vale ni bombardear con spam ni intentar atajos. Es una labor más parecida a las Relaciones Públicas. Se trata de crear relaciones profundas y conseguir oportunidades a través de ellas.

3) Un influencer es lo mismo que un Embajador de Marca/Brand Ambassador.

En nuestro curso realizado en colaboración con la Universidad San Jorge de Zaragoza enseñamos ambos conceptos, que son muy distintos entre sí. Al Embajador de Marca le pides colaborar, mientras que al influencer le tienes que contratar (y no hace falta que sea con dinero).

Un Brand Ambassador hablará todo el rato de tu marca, tendrá hasta camisetas y logos por su casa, ya sea porque sea un enamorado de tu producto o porque tenga algún tipo de partnership con tu compañía (un proveedor, un empleado…). Mientras que un influencer no tiene porque tener ninguna relación contigo, pero te interesa contar con su colaboración ya sea por su grado de respetabilidad en el sector o su número de seguidores en redes sociales.

Por supuesto, puedes tener suerte y resultar que tus Brand Ambassadors sean también influencers. Pero eso no tiene porque ser siempre así. De hecho, los influencers normalmente se dividen en distintos tipos: Celebridades, expertos, medios de comunicación/periodistas, bloguers/podcasters y marcas o empresas populares.

4) Pensar que un influencer debe ser superfamoso.

No tiene por qué. Aquí lo importante es que su marca/nombre resuene entre nuestra audiencia, y de una forma positiva. ¿Te imaginas a Donald Trump vendiendo camisetas de apoyo a Hillary Clinton? Nosotros tampoco.

5) Dejarse llevar solo por el número de seguidores.

Sí, esa persona puede tener 5 millones de seguidores, pero a lo mejor ninguno de esos followers pertenece a tu target. Como en tantas otras cosas, esto es más cuestión de calidad que de cantidad.

6) Conoce a tu target.

Tienes un tipo de público. Conócelo y piensa y siente como él. Esto es un must en cualquier campaña de marketing, pero nunca está de más recordarlo.

7) Creer que es solo sentarse y esperar.

Tu campaña de Marketing de Influencers va a suponer una gran inversión de tiempo y esfuerzo. Así que más te vale empezar lo antes posible: cuelga ese tuit, escribe ese contenido, descuelga ese teléfono, manda ese mail… Te van a rechazar muchas veces, y las veces que te van a dejar sin respuesta van a ser aún más. Eso sí, en cuanto consigas el primer influencer… ¡la bola de nieve no hará más que rodar y rodar!

8) No ser paciente.

En Socialnautas lo hemos visto cientos de veces. El Marketing de Influencers es como el SEO. Una vez se logra, sus resultados son espectaculares. Pero se necesita tiempo. De media y dedicando una hora al día, los primeros resultados no se ven hasta que pasa un año o año y medio. Así que sí, debes prepararte para una carrera de fondo.

9) El contenido sigue siendo el rey.

Si tu contenido tiene poco valor, es poco viral, no interesa a nadie… lo sentimos mucho. Por muchos influencers que consigas este contenido nunca se replicará, ni hará que ganes miles de followers. Así que, ¡aprende a crear contenido! O, por lo menos, contrata a alguien que lo haga por ti (aquí, por supuesto, es donde entramos nosotros 😉

10) No seguir una estrategia.

En Socialnautas somos especialistas en crear estrategias digitales para grandes empresas. Aquí debes ir paso a paso, tener claro los objetivos en cada fase y buscar siempre el ROI en cada una de ellas.

Ya, sabemos que al final lo que quieres es ganar dinero. Pero entre estar ahí sentado y ganar tu primer millón de euros hay muchos pasos intermedios. Así que organizate, establece un calendario, define tus KPI´s y fija unos objetivos claros, como aumento de tráfico, número de seguidores, número de leads ganados…

11) Pensar únicamente en el corto plazo.

Las relaciones con influencers son como las relaciones de pareja. Se hacen para que duren toda la vida. No te quedes únicamente en el link compartido, el post invitado o el feedback de un artículo.

Cada uno de tus influencers necesitará una estrategia concreta para que no se olviden de ti. Algunos necesitarán ser bombardeados con mails, a otros les tendrás que llamar, de vez en cuando habrá que tomarse un café con alguno…

12) No hacer una lista previa de influencers.

Estúdiales, saca todos los datos que puedas sobre ellos, piensa la forma en la que vas a contactar con cada uno, haz un seguimiento…

13) Despreciar colaboraciones.

Cualquier ayuda es bienvenida. Repetimos. CUALQUIER AYUDA es bienvenida. Tal vez esa bloguera de moda que acaba de empezar y que ha mostrado interés en colaborar contigo no tenga muchos seguidores aún… pero en unos años puede ser la próxima it-girl. ¿Y entonces qué, con que empresa crees que mostrará mayor lealtad y compromiso?

14) Centrarse solo en el mundo online.

Un secreto. La gente sigue quedando, hablando y conociéndose fuera de Internet. De hecho, encontrarás a muchísimos influencers que no tienen cuenta de Twitter (ni falta que les hace) pero que son capaces de llenar auditorios y congresos. ¿Y qué crees que pasará si te menciona durante una de esas charlas?

15) No usar la tecnología para encontrar influencers.

Eventos, medios de comunicación, listas de Twitter… pero también hay herramientas que te ahorrarán mucho trabajo, como Followerwonk, Buzzsumo, Socialblade, Nonja Outreach, Influencity…

16) Tratar de comprar influencers.

Puede funcionar para tácticas puntuales, pero los mejores influencers no se dejan comprar fácilmente. En todo caso pueden darles muestras de tu producto si les gusta lo que ofreces, pero si tu producto no es bueno entonces….

17) Sin embargo, tampoco puedes pensar que van a hacer el trabajo gratis.

Sí, muchos te pedirán dinero (por supuesto) pero a lo mejor también puedes ofrecerles tráfico a su web y la promesa de llegar a nuevas audiencias o participar en una causa social que mejore su reputación. También hay webinars, colaboraciones, libros blancos, partnerships….

18) No ser específico.

Mandar un mail genérico, “ofreciendo ayuda” y “solicitando colaboración” no sirve de nada. Estudia a tu influencer y piensa en qué es lo que necesita y qué le puedes ofrecer. Comunícaselo de forma clara y, después, se específico con lo que vas a requerir de él.

19) Ir a puerta fría.

Debes tratar de crear primero una relación. Ve poco a poco. Tuitea sus contenidos, comenta en su blog, comparte sus posts…

20) Por favor, nada de emails automáticos.

Repetimos. Nada de emails automáticos.

21) No llegar a un acuerdo escrito.

Especialmente si hay dinero de por medio. Lo del apretón de manos y la promesa de colaborar es más como de la Edad Media.

22) Convertirse en un obseso del control.

Los influencers deben tener una guía sobre lo que pueden y no pueden hablar, pero también debes dar rienda suelta a su creatividad. Y dejarles cierta libertad al actuar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *