Participación de los empleados en los programas de Embajadores de Marca

Por Socialnautas En Embajadores de Marca agosto 12, 2016

Participación de los empleados como embajadores de marca

A la hora de poner en marcha un programa de embajadores de marca, existe siempre un obstáculo inicial al que las empresas deben enfrentarse: La participación de los empleados. Todos tenemos por naturaleza una cierta resistencia al cambio. Las reticencias de los trabajadores se manifestarán probablemente en frases como “no es mi trabajo”, “no tengo tiempo” o “no sé cómo hacerlo”. Quizá incluso los más interesados mantengan una actitud de cautela en un primer momento y miren a su alrededor esperando a ver si sus compañeros dan un paso al frente.

Es algo entendible. Quien más y quien menos, todo el mundo está bastante ocupado en su trabajo y una nueva tarea que, además, no lleva aparejada una compensación económica, puede ser vista más como una imposición que como una oportunidad. ¿Qué aliciente puede tener un director financiero, un comercial o un oficial de almacén para escribir un post para el blog corporativo o para compartir una actualización de la página de LinkedIn de su empresa? Y si a esto le sumamos una escasa experiencia en el mundo online, la falta de implicación con la marca o el deseo de que la vida personal y la profesional permanezcan aisladas… Sí, parece una barrera infranqueable. Pero tranquilo, como todos los obstáculos, puede superarse.

 

Participación de los empleados como Embajadores de Marca: 15 consejos que deberás tener en cuenta

Desde Socialnautas queremos compartir contigo algunos una lista de buenas prácticas que deberías observar para estimular la participación de los empleados de tu empresa en un programa de Embajadores de Marca. Aunque, recuerda, una actividad como esta presupone que en la organización existe un clima laboral favorable que no entorpecerá el desarrollo de este tipo de iniciativas. Si no estás seguro sobre este punto, quizá deberías empezar haciendo una sencilla encuesta de clima laboral para conocer con exactitud cuál es tu situación de partida. De hecho, podríamos decir que este es el primer consejo que podamos darte. A partir de aquí, hay otros 15 aspectos que conviene tener en cuenta:

1) No debes forzar la participación de los empleados en tu programa de embajadores. La adscripción a estos programas debe ser siempre voluntaria. Los embajadores deben sentirse orgullosos de su trabajo, de la empresa para la que trabajan o de la visión y los valores que emanan de ella. Es condición indispensable para que puedan transmitir su pasión a otros. Si ese fuego no prende y lo avivamos con gasolina, conseguiremos una llama que se apagará muy pronto.

2) Alienta el fomento de la marca personal de tus empleados en paralelo a la marca corporativa. Da libertad a tus empleados para que se muestren como son en las redes sociales y pongan de relieve sus singularidades e individualidades. Piensa que su audiencia está interesada en el toque personal que da a tus contenidos su opinión, sus expectativas, su experiencia. No quieres un equipo de palmeros que redifundan el contenido generado por la empresa sin más, pues ese tipo de actividad despertaría un escaso interés y tendría un recorrido muy corto. El éxito de un programa de embajadores depende en buena medida de la capacidad de éstos para crear contenido propio que conecte con la audiencia de cada uno, y para eso es necesario capacitarlos y permitirles una cierta libertad de acción.

3) Explica a tus empleados la misión, la visión y los valores de tu marca. Ese será el hilo conductor de muchos de los contenidos que van a compartir. Deben conocerlo e interiorizarlo, para que sean capaces de relacionarlo con el relato sobre su experiencia en la empresa.

4) Define una propuesta de valor clara para el programa y asegúrate de que todos la conocen. Explica lo que esperas de los embajadores, pero también lo que estás dispuesto a dar a cambio. La participación de los empleados se verá influenciada por su balance personal de esfuerzo y recompensa. La retribución en estos programas suele ser en su gran mayoría en forma de intangibles, y eso hace todavía más importante definirlos con precisión: Formación, notoriedad, acceso a las redes sociales en el trabajo, relación con personas de otras áreas de la empresa, acceso a información exclusiva, ventaja en las promociones internas… sea cual sea la contrapartida que ofreces, los embajadores deben conocerla.

5) Predica con el ejemplo. La cúpula directiva de la compañía debe estar involucrada en el programa, y sus miembros deben ser los primeros embajadores. Todavía mejor si es posible lograr la implicación de la dirección general. En una actividad de carácter voluntario como esta, los empleados se sentirán más predispuestos a colaborar si ven que sus jefes están dispuestos a hacer el mismo esfuerzo que les piden.

6) Reconoce el trabajo y transmite feedback. Una felicitación sincera o una enhorabuena a tiempo puede motivar tanto o más que una recompensa. Aprovecha el alcance de las redes sociales para que el CEO de la empresa ponga en valor el trabajo de sus embajadores. Haz que quee todos se sientan parte del mismo equipo y que ese espíritu de pertenencia les haga sentirse especiales.

7) Aplica a tu programa técnicas de gamificación. Intenta que la experiencia de tus embajadores sea divertida. Implanta dinámicas que establezcan una competencia sana entre ellos y otras que les inciten a colaborar. Establece objetivos a corto plazo en combinación con los de largo y reviste la participación de los empleados de un carácter lúdico y desenfadado

8) Empieza creando un proyecto piloto. Localiza a los trabajadores más comprometidos con la marca y sus valores y crea un grupo de pioneros. No hace falta que sea muy numeroso. Su función será despertar la curiosidad entre sus compañeros y catalizar el interés por el programa. Intenta que ese primer grupo de dinamizadores tenga cierto grado de competencias digitales y una mínima experiencia previa en redes sociales para que todo fluya más deprisa.

9)Establece un sistema de incentivos. Evita cualquier fórmula de pago directo por los servicios de los embajadores, pues contravendría la naturaleza del proyecto, pero complementa la retribución intangible con algún premio o regalo extraordinario. Hay multitud de posibilidades: libros, entradas a espectáculos, suscripciones a plataformas digitales, cheques restaurante, descuentos en servicios como guarderías o parques infantiles, etc. Puedes canjearlos por puntos que se obtengan por participar, regalarlos a los embajadores que sobresalgan en determinadas actividades, o sortearlos periódicamente entre todo el equipo. Piensa cuál es el sistema que mantendrá al equipo mejor motivado y que encaja en tu presupuesto, pero dedica una mínima inversión a estas recompensas. Los proyectos basados exclusivamente en contrapartidas intangibles acostumbran a tener niveles de participación inferiores.

10) Crea un manual de referencia para tu proyecto de embajadores. Refleja en él los valores de la marca, los objetivos, los tipos de contenido a difundir, lo que esperas de los embajadores y lo que ofreces por la participación de los empleados en tu programa. Da transparencia al programa y genera un entorno donde todo el mundo tenga certidumbre respecto a su misión y al propósito de su tarea. Eso facilitará que más y más gente se vaya uniendo al proyecto, y te evitará trabajo de onboarding para los nuevos miembros.

11) Mide lo que pasa en el proyecto. Si tienes unos objetivos claros, debes establecer los KPIs adecuados para informar de su grado de cumplimiento. Crea un cuadro de mandos que te permita saber en todo momento el valor de esos KPIs y emprender acciones correctivas si algo no marcha como esperabas.

12) Haz que el proyecto sea escalable y dale publicidad, dentro y fuera de la empresa. Trata de involucrar constantemente a nuevos participantes. Da a conocer sus logros a la plantilla, realiza presentaciones, destaca a los mejores embajadores y difunde los premios o recompensas que vayas entregando. Procura que el proyecto de embajadores sea un espacio de colaboración transversal que genere curiosidad e interés. Facilita las nuevas incorporaciones. Un buen ejemplo es este vídeo del programa de embajadores de Coca Cola, en el que se da visibilidad a algunos de sus logros:

13) Facilita a tus embajadores el acceso a los contenidos que quieres que difundan. Pon a su disposición, con un mínimo esfuerzo, un repositorio actualizado de noticias, datos, e información en toda clase de formatos para que seleccionen lo que mejor encaja con sus intereses y los de su audiencia. Los embajadores son fértiles creadores de contenido, pero no puede recaer en ellos todo el peso creativo del programa, de lo contrario no habrá un hilo conductor y te será muy difícil asegurar el mantenimiento de una mínima homogeneidad en el mensaje. Provéelos de información suficiente que sirva de inspiración y de ejemplo, y ellos harán el resto personalizándola y creando ideas complementarias.

14) Concede a tus embajadores una visión amplia de lo que sucede en la empresa, más allá de lo que atañe estrictamente a su puesto de trabajo. Cuanto mayor sea su perspectiva, mayor será la posibilidad de que identifiquen aspectos que encuentren adecuados para el interés de su audiencia. Además, esa visión de conjunto será normalmente asumida de por sí como una posición de privilegio, lo que reforzará el sentimiento de pertenencia, servirá como estímulo, y repercutirá positivamente en la participación de los empleados en el programa.

15) Y, por último, pero no menos importante: si has leído hasta aquí habrás intuido que organizar un programa de embajadores de tu marca no es algo trivial: requiere un esfuerzo considerable y comprende una larga lista de factores que deben trabajarse adecuadamente si queremos obtener los resultados previstos. Por eso es recomendable recurrir a expertos que te ayuden a planificar todos los pasos y echarlo a rodar. En Socialnautas somos pioneros en la implantación en España de programas de embajadores de marca y hemos desarrollado una metodología contrastada con numerosos casos de éxito.

Si quieres más información sobre la organización de un programa de embajadores de marca, no dudes en contactarnos. ¡Estaremos encantados de colaborar en el éxito de tu proyecto!

Daniel Bel Cacho

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *