Pedagogía frente a limitaciones en las redes sociales corporativas

Por Manuel Gutiérrez de Diego En Redes sociales corporativas septiembre 16, 2013

redes sociales corporativas

Las redes sociales corporativas seguirán siendo un espacio poco relevante mientras no lleguen a un amplio número de personas dentro de una organización.

Mi experiencia en el ámbito de las redes de conocimiento, comunidades de aprendizaje y redes sociales corporativas me ha llevado a conocer a muchas personas que tuercen el gesto cuando hemos hablado de estos espacios de conexión, colaboración y co-creación.

Las respuestas habituales son: “no tengo tiempo”, “no me aporta valor”, “me da miedo equivocarme”,  “no sé de qué se puede hablar”, “no entiendo para qué sirve”, “no lo veo”…

Ya he escrito antes sobre las ventajas de utilizar espacios de conexión en las empresas, pero hoy quiero reflexionar sobre las causas reales que subyacen bajo las respuestas que ofrecen las personas que no muestran interés por la participación en las redes sociales corporativas.

Y eso me lleva a una pregunta que considero crítica: ¿las personas que responden con evasivas, negativas y rechazo al uso de redes sociales internas han entrado alguna vez en estos espacios? Mi sensación es que no. Creo que en general se trata de personas que perciben estos espacios como “otra novedad” de las muchas que en el mundo de la comunicación empresarial se han producido en los últimos años.

Cuando escucho a muchas de esas personas poco afines a los espacios sociales de conexión en las empresas, me doy cuenta de que hay muchos trabajadores aburridos de novedades  y modas. No voy a entrar a buscar responsabilidades (ampliamente distribuidas: empresas, trabajadores, consultores, gurús, creadores de tendencias y opinión, herramientas tecnológicas poco usables…). Me interesa mucho más buscar soluciones a esa realidad que está privando a muchas personas del acceso a espacios de conexión con otras personas de su organización, en los que hay muchas cosas que aportar.

Mi trabajo en proyectos con muchas organizaciones me lleva a una conclusión que Eliyahu M. Goldratt ya expuso de forma brillante en su obra “La Meta” y que se conoce como “Teoría de las Limitaciones”. También en redes sociales corporativas  necesitamos encontrar las restricciones, tenemos que decidir cómo abordarlas, subordinar todo a esas decisiones y superar las restricciones.

La clave está en la pedagogía

Las redes sociales corporativas seguirán siendo un espacio poco relevante mientras no lleguen a un amplio número de personas dentro de una organización. Por lo tanto, es necesario romper las barreras de entrada. Se trata entonces de actuar sobre los cuellos de botella y romper las restricciones (falta de tiempo, valor añadido no explícito, falta de información…) a partir del mejor recurso disponible: la curiosidad de conocer algo nuevo, el interés por descubrir cosas.

Es fundamental hacer entender al máximo de empleados posible qué pueden encontrar en esos espacios de conexión, y dejar claro desde el primer momento que ellos son los verdaderos protagonistas.

Y a partir de ahí, potenciar la sabiduría colectiva de la compañía: nadie mejor que los propios trabajadores para entender qué hará funcionar bien su comunidad.

Manuel Gutiérrez de Diego

 

Entradas previas sobre redes sociales corporativas:

Redes sociales y Comunicación Interna: ¿oportunidad o amenaza?

Talento y reconocimiento en las redes sociales

Redes sociales de conocimiento: la clave es el movimiento

Cómo aprovechar las redes sociales internas para los equipos comerciales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *