Redes sociales y Comunicación Interna: ¿oportunidad o amenaza?

Por Editor En Proyectos Socialnautas abril 18, 2012

comunicación interna

Una comunicación externa efectiva no puede funcionar sin una comunicación interna adecuada: la marca también es algo interno

El desarrollo de los medios sociales como entorno de conversación entre marcas y clientes ha alcanzado un desarrollo increíble en los últimos años. Sin embargo, cuando se habla de redes sociales en el ámbito de la comunicación interna de las compañías, surgen dudas importantes.

Estas son algunas de esas dudas:

  • ¿debo permitir a mis empleados que utilicen las redes sociales en la empresa?
  • ¿representan las redes sociales un riesgo para la reputación de mi negocio?
  • ¿qué gana mi empresa si los empleados acceden a redes sociales como Facebook o twitter durante su jornada de trabajo?

La respuesta a este tipo de preguntas muchas veces es la más sencilla, y a la vez la menos meditada: se restringe el uso de las redes sociales y de ese modo se piensa que se minimizan los riesgos y se optimiza la productividad de los empleados.

Cuando pienso en este asunto, viene a mi mente el recuerdo de la respuesta de un alto directivo de una empresa multinacional durante el brainstorming (*) previo a un proyecto de innovación, que giraba en torno a una comunidad que compartía conocimiento y se comunicaba de forma muy activa. Sus palabras fueron algo así como: “bueno, lo de participar en los foros, yo lo haré a partir de las 10 (de la noche), cuando haya terminado mi trabajo”.

¿Qué subyace tras una respuesta como esa? Pueden ser varias cosas. Vamos a repasar algunas alternativas y después intentaré dar respuestas a esos puntos de vista.

  • En primer lugar, hay muchas personas que realmente consideran que las redes sociales no sirven para casi nada más allá del puro ocio. Piensan que son un juego, un espacio muy relacionado con el plano personal y, por lo tanto, completamente alejado de los resultados de sus negocios. Si me permitís la comparación, imaginan a sus empleados perdiendo el tiempo en las redes sociales como lo perderían hablando por teléfono con sus amigos o familiares en horario de oficina.
  • También hay personas que creen que las redes sociales son un espacio de conversación parcialmente interesante para sus negocios, pero entienden que no son una parte importante de su trabajo. Consideran que en realidad no aportan una ventaja competitiva sustancial y que en realidad son un aspecto menor de su estrategia empresarial y de sus modelos de negocio. Os sonará: “mi tiempo es muy valioso y prefiero dedicarlo a actividades que realmente aportan valor”.
  • Asimismo, hay personas que piensan que abrir la puerta del uso de las redes sociales en sus empresas aumenta notablemente el riesgo de sufrir ataques contra su reputación como compañías.

¿Qué podemos responder ante esta realidad? Esta tarea daría para varios manuales (seguro que habéis leído cosas interesantes al respecto), pero sí me gustaría aportar algo de luz y algunas ideas clave:

  1. Los medios sociales son una innovación disruptiva que está transformando la forma de trabajar.
  2. Nos movemos hacia entornos abiertos de colaboración, donde compartir es un aspecto esencial.
  3. Las personas buscan conectar también en el trabajo: comunidades, espacios sociales de cooperación y co-creación.
  4. La comunicación en medios sociales es más y mejor comunicación: es una comunicación en nuevos espacios más abiertos, más transparentes, más próximos y más participativos.
  5. Los medios sociales ya lo inundan todo y los empleados ya están en las redes sociales.
  6. Una comunicación externa efectiva no puede funcionar sin una comunicación interna adecuada: la marca también es algo interno.
  7. La comunicación debe centrarse SIEMPRE en las personas y su valor radica en la creación de espacios que incrementen el nivel de interacción y de participación.
  8. Los empleados se involucran más si sus líderes se implican, si existe una conversación auténtica que apueste por la colaboración y que ofrezca al empleado un papel activo.

En resumen, desde mi perspectiva, abrir la puerta a las redes sociales como herramienta de innovación y comunicación interna aporta más ventajas que amenazas, porque somos seres sociales: deseamos compartir, colaborar y trabajar en equipo. Ya sé que todos podemos pensar en algún perfil próximo que sin duda no encaja en esta descripción, o incluso en varios. Ya sé que hay muchas compañías que siguen instaladas en la posición fácil, simplista y cómoda de no intentarlo. Pero merece la pena intentar transformar nuestras empresas en verdaderos negocios sociales. La pregunta que debemos plantearnos es: ¿queremos pertenecer a ese grupo que mira con recelo la red y su potencial o preferimos inventar nuestro propio futuro?

(*) Más información sobre el brainstorming en el blog: cómofuncionaqué

Manuel Gutiérrez de Diego

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *