El social commerce a partir de la omnicanalidad

Por Manuel Gutiérrez de Diego En SocialnautasTrends marzo 3, 2015

omnicanalidad - Social Commerce

Todo indica que la omnicanalidad facilitará que cada vez veamos más botones de “Buy” en redes sociales

Ya hemos hablado de omnicanalidad en el blog (Omnicanalidad: la evolución de lo digital), y Juan Ignacio Martínez nos comentaba que “la omnicanalidad permite que los canales ya no sean circuitos estancos donde podemos realizar segmentaciones de precios y condiciones imponiendo nuestro criterio. Los clientes buscan su camino para lograr el resultado más óptimo”.

Y justo en esa estrategia de abrir puertas y ventanas de oportunidad de conexión con los clientes, una de las tendencias que estamos percibiendo en las conversaciones con nuestros clientes es el interés creciente por entender cómo aprovechar esos canales para la venta. Sí, estamos hablando de social commerce, o Scommerce. Y vamos a seguir oyéndolo con fuerza.

La razón fundamental es la apuesta clara de las dos grandes redes sociales por abrir esa senda para sus clientes. Desde el nacimiento de Facebook y Twitter, han sido muchas las voces que se han preguntado cuál es su modelo de negocio. Esa duda la hemos visto expresada de otras formas: ¿Cómo monetiza Facebook? ¿De dónde vienen los ingresos de Twitter?

La respuesta a esas preguntas empezó a disiparse cuando llegaron los social ads, la publicidad en RRSS. Pero ese movimiento fue un poco decepcionante. Me explico. Todo lo que sonaba a las RRSS estaba rodeado de un halo místico: el poder del crowdsourcing, la inteligencia de las multitudes, la libertad de los usuarios para construir su identidad digital a partir de las conexiones con otros… En ese discurso se nos coló la publicidad. Y hablar de publicidad parecía que suponía quitar ese toque especial a las redes para convertirlas en otro espacio más “ganado por los anuncios”.

Durante el año 2014 Facebook y Twitter dieron un paso adelante más, y nos presentaron el potencial de sus ecosistemas para generar ventas directas. Facebook nos presentaba en julio una estrategia de call-to-action pegada a las ventas como un movimiento natural para que los usuarios “descubrieran” productos en su uso de la red social. Quería sonar natural, intuitivo, no forzado, como parte del día a día. Lo mismo ocurría con Twitter, que ya ha incluido en su dashboard de Analytics las Twitter Cards en un claro movimiento de ofrecer al cliente métricas sobre lo que realmente importa: lo que más se aproxima a la venta directa.

Así que cada vez veremos más botones de “Buy” en redes sociales. Y la clave del éxito será la oportunidad. Si esa call-to-action llega en el momento en el que el usuario está pensando en tomar una decisión de compra, lo valorará positivamente (porque nos hace la compra más fácil). Es decir, lo veremos como parte del proceso de compra y nos aportará valor. Amazon sabe hacerlo muy bien. Pero claro, a Amazon sí vamos con una intención clara de compra, y percibimos el botón como parte del proceso. ¿Percibiremos los usuarios de Facebook y Twitter el botón de “Compra” como parte del proceso? ¿O quizás lo veremos más como una intrusión en un ecosistema que durante años nos han vendido como el paraíso del engagement a través de las conexiones, las conversaciones y el story telling?

Veremos 🙂

Manuel Gutiérrez de Diego

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *