Talento y reconocimiento en las redes sociales

Por Manuel Gutiérrez de Diego En Redes sociales corporativas enero 28, 2013

reconocimiento en las redes sociales

Las empresas españolas pueden apostar por el uso de redes sociales y comunidades como espacios para reconocer el talento y recompensarlo.

A lo largo del año 2013 unas naves extraterrestres llegarán a España y abducirán a los mejores ingenieros, físicos, matemáticos, economistas, documentalistas, abogados, periodistas, comerciales… Las empresas se tirarán de los pelos porque habrán perdido a personas de gran talento, muy bien formadas, con un profundo conocimiento de sus organizaciones y de los mercados en los que operan. Habrán perdido a sus mejores expertos en desarrollo, en diseño, en comunicación, en logística, en producción, en comercialización, en gestión…

La culpa, claro está, será de los extraterrestres. Como están mucho mejor que nosotros pueden ofrecer a todos esos profesionales unas condiciones muy interesantes: mejores salarios, condiciones laborales más atractivas… Claro, ellos vienen de un planeta donde todo va muy bien; así es fácil reconocer el talento, recompensarlo y, como consecuencia, retenerlo. También será culpa de los propios abducidos, que se habrán dejado llevar por su deseo de mejorar y desarrollar sus capacidades en organizaciones que reconocen su talento, dejando en la estacada a las empresas que les dieron una oportunidad aquí en España.

Pero, ¿y si en realidad los extraterrestres estuvieran más cerca de lo que pensamos? Empresas europeas, americanas, asiáticas… están en disposición de aterrizar en España en busca de ese talento. Y lo van a hacer. En un mundo cada vez más global e interconectado, será fácil detectar ese talento. Una red tan potente como LinkedIn es un lugar perfecto para encontrar perfiles muy interesantes. No sólo es posible conocer el historial profesional y académico de sus miembros; también podemos conocer las opiniones de las personas que les conocen bien, y que han dejado comentarios, recomendaciones y su reconocimiento relacionado con diferentes capacidades. Además, muchos de esos profesionales forman parte de grupos de interés donde han aportado ideas al sumarse a las conversaciones y debates relacionados con distintos temas (demostrando así su interés y su conocimiento experto).

¿Qué pueden hacer las empresas españolas?

Pueden seguir culpando a los extraterrestres (los malos de la película) y a los abducidos (ah, esa traición a quien te ofreció un primer contrato, qué injusticia). Pero creo que por ese camino no conseguirán resultados.

La otra opción es reaccionar. También ellas pueden apostar por el uso de las redes y las comunidades como espacios para reconocer el talento y recompensarlo. El uso de redes internas para sacar a la luz el talento, reconocerlo y aplaudirlo es un buen primer paso. Esos profesionales necesitan que las empresas reconozcan sus capacidades, que se creen programas de recompensa unidos al uso del talento y a proyectos de colaboración y co-creación.

Y también necesitan que las empresas creen las condiciones (estrategias y espacios) que faciliten que el talento pueda conectar para empezar a crear sinergias y multiplicar capacidades.

¿Resultados? Abrumadores: el talento aflora y conecta. La sabiduría colectiva de la empresa como organización crece a partir de una adecuada gestión del conocimiento. Los profesionales ven reconocidas sus capacidades y descubren que la conexión con el talento de los demás les hace trabajar mejor y alcanzar mejores resultados para la organización. Además, en ese contexto, se desarrollan procesos de trabajo más eficientes, que facilitan mejores condiciones laborales (jornadas más equilibradas, oportunidades de teletrabajo, optimización de recursos…) que pueden permitir que parte de esa mejora se traslade a la retribución de esos profesionales.

En definitiva, las empresas tienen la oportunidad de crear las condiciones que favorezcan que el talento se quede en sus organizaciones aportando valor. ¿Lo harán?

Manuel Gutiérrez de Diego

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *