Tareas del embajador de marca

Por Daniel Bel Cacho En Embajadores de Marca mayo 5, 2020

Embajador de marca

El embajador de marca debe aparecer ante sus iguales como experto de referencia en un determinado campo.

Ser embajador de marca conlleva una posición destacada o de privilegio, pero también comporta una importante responsabilidad. Cada vez más empresas optan por poner en marcha equipos de embajadores de marca para mejorar la conexión con sus clientes mediante una estrategia de comunicación horizontal de amplio impacto, gran alcance y alta credibilidad.

La puesta en marcha de un programa de embajadores de marca empieza por la selección de aquellos más motivados y con mejores aptitudes, y continúa con el diseño de varios elementos esenciales como una propuesta de valor, un programa de reconocimiento, un plan de formación de los participantes, un pan de contenidos, un cuadro de mandos… Un programa de este tipo, conlleva tareas de embajadores de marca que deben planificarse con ideas claras y ejecutarse con minuciosidad. Tras unas semanas de preparación, esta actividad lanzará a unos pocos elegidos a la arena de los medios sociales bajo la atenta observación del equipo de comunicación de la empresa y con las expectativas del equipo directivo a sus espaldas.

Es en ese momento cuando pueden aparecer las dudas. Hemos recorrido el camino hasta formar parte del equipo de embajadores, pero ¿qué viene ahora? Nadie dijo que la tarea de los embajadores fuera fácil. Haciendo un guiño a la cabecera de una popular serie de TV de los 80: “¡Buscáis la notoriedad, pero la notoriedad cuesta. Pues aquí (en vuestras redes sociales) es donde vais a empezar a pagar!”

Se dice con frecuencia que los embajadores deben aparecer ante sus iguales como expertos de referencia en un determinado campo o área de conocimiento. De su capacidad para adquirir esa posición predominante y ganarse el respeto y el interés de sus seguidores dependerá su credibilidad y, en consecuencia, la eficacia del programa de embajadores. Permitidme apuntar algunos consejos para apuntalar el éxito en las tareas de un embajador de marca:

Elije un tema

Parece una obviedad, pero es un fundamento de base que muchos descuidan. No podemos ser expertos en todo, así que mejor seleccionar un campo en el que nos sintamos cómodos, por el que tengamos una genuina pasión y al que estemos dispuestos a consagrar una significativa fracción de nuestros esfuerzos. La variedad de temas a elegir dependerá, claro está, del tipo de empresa para la que desempeñemos nuestro trabajo. Si actuamos –por ejemplo- como embajadores de una bodega de vinos, podremos hablar sobre los procesos de producción, o sobre el papel del vino en la gastronomía, sobre el vino en la literatura o en las artes… Habrá una cierta variedad de temas a nuestro alcance, pero el vino será –lógicamente- el protagonista de todos ellos. Si, en otro caso, somos embajadores de una compañía de seguros que patrocina eventos deportivos, actividades artísticas e iniciativas humanitarias, nuestro horizonte de posibles temas será probablemente mucho más amplio. Lo importante es centrarnos en algo que nos guste y no intentar hablar de todo sin profundizar en nada.

No hables sólo de tu empresa

Probablemente, tu community manager te ayudará a seleccionar determinados contenidos que puedan interesar a tu audiencia y que tengan a los productos o servicios de tu empresa como telón de fondo. Resiste la tentación de limitarte a difundir únicamente esos mensajes en tus redes. El contenido publicitario ‘disfrazado’ interesa tan poco como el genuinamente publicitario. Un verdadero experto en un tema hablará sin temor a dar cobertura a otras marcas, productos, o maneras de hacer las cosas. Obviamente, dosifica la visibilidad que otorgas a tus competidores, pero ante todo procura informar con objetividad sobre los temas que trates, aunque enfatices los puntos fuertes de la marca a la que defiendes. Habla, en definitiva, del tema que hayas elegido en toda su dimensión. Pensando en el genuino interés de tu audiencia. Aunque esa dimensión exceda la información que emana de tu empresa.

Conecta tu contenido con la actualidad

Lograrás aumentar el interés de quienes te lean si hablas de cosas que conozcan o que les sean familiares, y los vínculos con la actualidad facilitan esa identificación. Busca en las noticias de cada día aquella información que mejor conecte con el tema en que te has especializado y explica las claves haciendo gala de tu conocimiento. Si abres los ojos de tus seguidores y les aportas una visión nueva sobre algo que creían conocer, habrás recorrido una gran parte del camino hacia su adhesión a tus opiniones.

Opina

Tan fácil y tan difícil. Si quieres apasionar, informar no es suficiente. Dota a tu información del condimento especial que es tu opinión sobre los temas que trates. Opinar segmenta a tu audiencia. Te ganarás el afecto de los que piensen como tú y el desapego de los que tengan un punto de vista diferente, pero la información aderezada de opinión tiene hoy en día dos ventajas esenciales:

-Te diferencia de la masa. Si te limitas a comentar noticias o compartir conocimiento, cualquiera puede ir a las fuentes de ese contenido y encontrar lo mismo que tú les das. Pero tu opinión no puede encontrarse en ninguna otra fuente. Y, después de todo, si alguien te sigue en las redes sociales es porque, en mayor o menor medida, algo le interesa tu opinión.

-Genera conversación. La información neutra polariza menos a la audiencia y, por consecuencia, genera pocas interacciones. Pero la opinión tiende a hacer que los que opinan como tú ratifiquen tus ideas, mientras que los que piensan diferente manifiesten dicha divergencia. Todas esas conversaciones aumentan exponencialmente la visibilidad de tus contenidos, pues cada vez que alguien los comenta, los hace visibles a su audiencia, lo que permite que tu opinión escape del círculo cerrado de tus contactos y vuele libre por la red.

Informar es relativamente sencillo. Crear opinión es un talento al alcance de unos pocos. La originalidad de tu opinión y la firmeza del razonamiento que la sostenga serán una medida de tu experiencia en tu campo de conocimiento y, por lo tanto, determinarán tu credibilidad como embajador de marca.

Daniel Bel Cacho

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *